Descarta analista catástrofe económica de corto plazo por amenaza Trump

banners-faot-2017_900x121

Guillermo Frescas

El punto de mayor riesgo con Donald Trump no es el muro que pretende construir, sino el muro materializado en impuestos a las remesas o a las exportaciones mexicanas, consideró el analista del Banco del Bajío, Francisco González.

Sin embargo destacó que aún cuando la incertidumbre no ha cesado a pesar de que el millonario ya asumió el gobierno de Estados Unidos, la idea central del panorama económico para México no es de catástrofe, sino de retos y oportunidades que pueden representar mayores recompensas para los mexicanos.

El economista habló ante empresarios y clientes del Banco del Bajío durante el Foro Experiencia Pyme, realizado en Hermosillo, en el Centro de Convenciones La Cascada.

Con Trump podemos esperar buenas noticias hasta el próximo tuitazo, comentó jocoso Francisco González durante su presentación en la que hizo un análisis del estado actual en relación con los retos y oportunidades de México.

Indicó que aun cuando los mercados esperaban que la toma de posesión del magnate como presidente pondría fin a la incertidumbre, ésta no ha concluido.

Señaló además que la incertidumbre se agrava con el panorama político en México y la ansiedad de la actual administración que puede perder el poder en el 2018, por lo que advirtió que derivada de la misma se reducirá la inversión privada, tanto la extranjera como la nacional.

Señaló que el crecimiento económico en México se reducirá aunque no de manera catastrófica, pero sí en forma considerable, lo cual mantendrá débil al peso.

Y aunque esto es perjudicial en el corto plazo para el país, debemos aprovechar esta circunstancia para ser más competitivos en nuevos mercados, aprovechando el vacío que dejará Estados Unidos en el mercado global.

Explicó que, a riesgo de ser impopular, el gasolinazo por la liberación del mercado energético es una inversión necesaria que el país tenía que hacer, un paso en la dirección correcta para la desregulación del mercado, aunque con efectos inmediatos inflacionarios y reducción del consumo interno, mismo que tiene posibilidades de reactivarse por el dólar caro.

Además, señaló, la desregulación del sector energético causó revaluación de los activos de Pemex en el extranjero y eso nos beneficia como país.

Francisco González pronosticó que la inflación en el 2017 quizás llegue al 5% o un poco más, pero a partir del 2018 tendrá una tendencia a la baja, además de que Banxico mantendrá sus tasas elevadas ante las expectativas alcistas de las tasas en Estados Unidos.

En resumen, dijo, para el 2017 la inflación será de 5%, las Tasas de referencia de 7% y el Crecimiento económico del 1.7%.

El analista insistió que en el panorama de corto plazo la idea central no es de catástrofe sino de retos, oportunidades y recompensas, así como la posibilidad de reactivar la producción nacional para hacer crecer el mercado interno

Dijo que es hora de que México se abra hacia otros destinos internacionales, para aprovechar que hay control monetario, hay solidez macroeconómica, así como confianza internacional en las reformas estructurales y un sector financiero abierto que puede ayudar a crear empresas.

Destacó que México tiene fortalezas en diversos sectores distintos al petrolero, con buenos número en el sector agropecuario y con incursión importante en el sector terciario.

Deja un comentario