Si se maneja con inteligencia, revisión del TLC puede favorecer: Marco Antonio Molina

720x90

Guillermo Frescas

Los principales interesados en que el Tratado de Libre Comercio se estableciera hace 23 años fueron los productores y los industriales de Estados Unidos y hoy ellos serán los primeros a los que se afectará si se elimina, por eso mismo son los mejores aliados de México, consideró el productor de uva de mesa Marco Antonio Molina Rodríguez, quien formó parte activa de la negociación del TLC en los 90’s.

Seguramente habrá una afectación con la renegociación del Tratado de Libre Comercio, pero no sabemos si para bien o para mal, consideró el presidente de la Asociación Agrícola Local de Productores de Uva de Mesa (AALPUM).

Creo que hay una confusión en este tema: el TLC que cualquiera de los países se puede retirar de él, pero no es algo que se resuelva de un día para otro, sino que de acuerdo al mismo documento, en su artículo 22, hay un plazo de seis meses para poner sobre la mesa cualquier inquietud.

Puede ser para bien o para mal, porque puede ser que nos favorezca cuando se compruebe que México no es un competidor de Estados Unidos sino que es complementario.

En el caso de la producción de la uva de mesa, explicó que los mexicanos producen en los meses que los Estados Unidos no producen, pues en California, se cosecha de julio en adelante.

Pero además, dijo, se debe tener en cuenta que México es uno de los mayores importadores de fruta americana: Estados Unidos exporta a México más de cinco millones de cajas de uva, pero además somos el principal importador de pera en el mundo y Estados Unidos es el principal productor de esta fruta, igual sucede con la manzana y otros granos, precisó.

Por lo tanto, nos favorecerá que se compruebe que somos complementarios y no competencia, somos economía que estamos amarradas por vecindad, por clima, por historia y por muchas cosas, no solo con Estados Unidos, sino también con Canadá.

Reconoció que Canadá es un mercado muy interesante de 28 a 30 millones de personas con un gran nivel económico, que se ha desarrollado a partir de la firma del acuerdo de libre comercio.

El agroempresario señaló que si las cosas se manejan con prudencia, con inteligencia, con diplomacia y con realismo económico, una renegociación del TLC debe traer beneficios, pues es comprensible que en dos décadas las circunstancias han cambiado, con grandes avances tecnológicos y otros aspectos que deben integrarse al acuerdo trilateral.

“Lo que no se vale es el insulto”, todos lo mexicanos debemos estar firmemente unidos entorno al presidente, sugirió.

Recordó que cuando fue presidente de la AALPUM por primera vez, le tocó participar en la negociación del Tratado para el comercio de la uva y en esa ocasión, el principal aliado en las negociaciones fueron los productores de uva de Estados Unidos.

“Porque ellos estaban defendiendo cinco millones de cajas que producen en California y que venden en México y nosotros estábamos defendiendo cuatro o cinco millones de cajas que vendíamos en Estados Unidos”, relató.

Hoy vendemos 15 a 18 millones de cajas de uva al vecino del norte, pero también ha favorecido que a través de TLC se puede llegar a Canadá, lo que ha fortalecido al sector que ha logrado colocar uva de mesa sonorense en más de 30 países, entre otros a Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia, a Centro y Sudamérica y a China de manera indirecta por Hong Kong, resumió.

Deja un comentario