Revelan regidores del PRI “la cloaca” tras el contrato de la planta tratadora de aguas negras en Hermosillo

720x90

Retaron a los panistas que usan el cobro por saneamiento de las descargas como pretexto para golpeteo político a que digan la verdad completa y enfrenten su responsabilidad

Hermosillo Sonora, 31 de Enero del 2017.- El incremento en los cobros por el servicio de Agua Potable y Alcantarillado que hoy molestan a los usuarios hermosillenses tienen su origen en los términos leoninos y de largo plazo que irresponsablemente acordó en su momento Javier Gándara Magaña con inversionistas privados, revelaron regidores priistas en el Cabildo de Hermosillo.

Los ediles Karina Lagarda Lugo, Carlos Zepeda Bañuelos, Oscar Manuel Madero Valencia y Raymundo Rodríguez Quiñones, aportaron sus respectivos argumentos al debate público sobre dicho tema durante la sesión ordinaria de este martes, mientras opositores al aumento se manifestaban en los alrededores del Palacio Municipal.

“Vaya que no tienen vergüenza”, le respondió Lagarda Lugo a la regidora Elsa María Velasco, en alusión a que se tardó 8 años en proponer un cambio en el aumento del 35 por ciento en los cobros, aprobado desde la administración de su compañero de partido Javier Gándara Magaña con apoyo del Cabildo de aquel entonces, el 31 de octubre del 2009.

“Hoy es bueno refrescarles la memoria y desenmascararles sus mentiras”, afirmó, con copias de actas de Cabildo y notas de prensa en mano, e hizo notar que no exhibieron los miembros de su partido en el poder la misma preocupación por la afectación a la economía de los usuarios que ahora enarbolan como bandera política.

Por su parte, Carlos Zepeda Bañuelos recomendó no crear falsas expectativas entre los ciudadanos respecto a que pueda haber reversa en el referido aumento. “Vamos hablándole con verdad a la gente, dejémonos de discursos populistas”, insistió.

Dejó en claro que al asumir el cargo Manuel Ignacio Maloro Acosta como Presidente Municipal se encontró con una realidad a la que había que hacer frente. “La administración no la recibimos con un reseteo de las finanzas, había que seguir adelante”, sostuvo.

Criticó la cómoda pretensión de no voltear al pasado reciente para dimensionar las decisiones del gobierno actual e invitó a dejar de lado el golpeteo estéril para trabajar en busca de opciones que beneficien a los hermosillenses.

El regidor Oscar Manuel Madero Valencia fue enfático en cuanto a los costos para todos los ciudadanos que habría tenido no acatar los términos del contrato de prestación de servicios a que se comprometió Javier Gándara con la empresa operadora de la Planta Tratadora de Aguas residuales. “Los compañeros que andan llevándole información a la gente, dénsela completa, retó.

Reveló que la deuda de más de mil millones de pesos que habría adquirido Hermosillo, por concepto de multas, sanciones e indemnizaciones y más, no alcanzarían 3 administraciones para pagarla, y como remate se habría quedado el municipio sin participaciones federales porque quedaron comprometidas por años en el contrato.

“No es que lo hicimos con gusto, no es que traemos una fiesta porque cargamos el costo de una planta que ni siquiera diseñamos nosotros, pero que por ley debía existir. Hay que asumir esa responsabilidad y creo que esa es la  función que tenemos aquí”, sostuvo.

Raymundo Rodríguez se sumó a los argumentos expuestos por sus compañeros y llamó a no perder de vista el impacto positivo para la salud presente y futura de la comunidad que conlleva el tratamiento de las aguas negras.

Deja un comentario