Despega el campo sonorense en 2016; consolida producción y diversifica mercados

la-verdad-del-cristal-1

Julio César Corona Valenzuela, titular de la Sagarpa dijo que el valor de producción de Sonora subió a 75 mil millones de pesos y que ahora se exporta a 40 países

Demian Duarte

Sonora dio un salto importante en cuanto a la organización y productividad del campo, lo que se refleja en mayor competitividad del estado en los mercados internacionales además de un aumento en el valor de la producción que pasó de 50 mil millones de pesos en 2015 a 75 mil millones en 2016, aseguró Julio César Corona Valenzuela, secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación en Sonora.

El funcionario destacó que a nivel de exportaciones el estado ha crecido y se ha consolidado como uno de los primeros lugares a nivel nacional al aportar el 10% de las ventas nacionales al exterior, lo que representa 2 mil 660 millones de pesos, altamente diversificados tanto en productos como en destinos, pues explicó que hoy en día el campo sonorense coloca sus productos en 40 países, y estos son granos, hortalizas, nueces, cortes de res y cerdo, ganado bovino en pie, uvas de mesa.

En ese tenor explicó que Sonora sigue explorando mercados y que se ha logrado reducir la dependencia de Estados Unidos al pasar ese país de representar el 90% de las exportaciones sonorenses hace 3 años, al 75% hoy en día.

Corona Valenzuela destacó en entrevista que en este momento ya se abrió el debate respecto a los precios de garantía del trigo, y que se ve el precio objetivo de 4 mil 350 pesos por tonelada como viable y justo, aunque explicó que en esa negociación además del estado interviene la federación.

El funcionario dijo que se han hecho esfuerzos importantes para dar valor agregado a los productos del campo sonorense y que se han establecido cadenas de valor, además de que se trabajo en varias líneas para aumentar la productividad, desde el cuidado de los estatus sanitarios en salud animal y sanidad vegetal, hasta la recuperación  de la red de carreteras alimentadoras, transferencia de tecnología, e infraestructura de post cosecha a fin de darle mayor respaldo a los productores.

Estas políticas —apuntó— han dado como resultado que ahora el campo de Sonora se haya convertido en el sector más dinámico de la economía estatal, pues el reporte del Inegi dice que si la economía estatal creció al 7.5 por ciento, el campo lo hizo en niveles del 9%

El funcionario nos atendió en sus oficinas, donde sostuvimos una larga conversación, abordando todos los tópicos de interés relacionados a la realidad del campo sonorense hoy en día, aquí el resultado de la entrevista:

—Al nivel de prioridades ¿Dónde esta enfocado el trabajo de la dependencia?

El rol que les toca al productor y al gobierno desempeñar, es el primer paso a dejar claro, tenemos que generar un andamiaje que nos garantice el porque Sonora es lo que es en su sector agropecuario.

Estos roles nos vamos a poner de acuerdo con los sectores productivos. Hemos estado en reuniones constantes en Cajeme, Hermosillo, San luis Río Colorad y Caborca

Ese es el tema de la sanidad principalmente, infraestructura, apoyos a la competitividad y transferencia de tecnología, además de modernización y equipamiento.

La verdad el tema del estatus de la sanidad vegetal y la salud animal y su reconocimiento en los mercados es fundamental para ser un estado exportador.

Estamos jugando el rol que nos toca, en cercanía y atención al productor, generar confianza, tener reglas claras y ser caja de cristal y pensar hacia adelante.

—¿Cómo se trabaja en este aspecto fundamental?

—Tenemos que generar ese andamiaje, nosotros como estado hemos privilegiado eso, le hemos invertido recursos federales y estatales 137 millones de pesos al estatus sanitario, con organismos auxiliares en manos de los productores, tenemos comités de sanidad, en los que participan los productores, ahí se deliberan los problemas y obstáculos y se resuelven de modo que seguimos avanzando en certificaciones.

El año pasado anunciamos el reconocimiento como zona libre de brucelosis bovina. Se nos dio el reconocimiento de parte de Estados Unidos y se ve el protocolo para exportar hembras sin castrar.

También somos libres de garrapata, y tenemos el estatus de salud animal más alto del país, también el de sanidad vegetal. El productor puede necesitar muchas cosas, pero sí el tema de sanidad se debilita, ya no va a necesitar nada, porque no van a tener mercados.

Tenemos que entender que nuestro rol es proteger el estatus sanitario y los productores tienen que seguir avanzando con su producto.

—¿Cómo se apoyo al campo en materia de infraestructura?

—La infraestructura es un tema que le corresponde al gobierno y por ejemplo eso le compete al gobierno, por eso se apostó fuerte al tema de las carreteras rurales. Fue un gran tema en 2016 y se hizo una inversión alta de 2 mil 670 millones de pesos en las zonas productivas.

Hablamos de 1,700 kilómetros concentrados en Valles del Yaqui, Mayo, Caborca, San Luis Río Colorado y Hermosillo, esto aumenta la competitividad del productor, la vida de anaquel del producto y la calidad de vida de la gente en las zonas rurales.

Todos cuentan aquí, los pequeños, grandes y medianos. Estamos invirtiendo recursos en seguridad alimentaria de las zonas, más de 245 millones de pesos.

—¿De qué manera se está equipando al campo para que sea más competitivo?

—Esas son responsabilidades que tenemos, además claro está la investigación y transferencia de tecnología, estamos en una negociación con el gobierno federal para tener innovación tecnológica que nos permita estar acordes al mercado y su demanda.

Los productores tienen que desarrollar infraestructura de pos producción, que son empaques, cuartos fríos y demás, que corresponden al productor, pero que al ser inversiones muy fuertes las tenemos que empujar, y esto lo vemos en coordinación con la federación.

La competitividad y productividad del campo es importante, veníamos presurizando riegos en 2 mil a 3 mil hectáreas al año, y en 2016 logramos 14 mil. Esto nos está permitiendo crecer en producción.

También mecanización.

Nos enfocamos mucho a pequeños productores, ellos forman una gran planta productiva y ellos nos dan un empuje.

Esto se nos pidió hacerlo con pulcritud y con reglas claras, darle certidumbre a la gente de que son tomados en cuenta y con un terreno parejo. Esa es la instrucción que yo tengo de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Estamos siendo muy específicos en cuidar los equilibrios entre las regiones del estado.

Y eso empieza a generar una nueva confianza de los sectores en el gobierno, lo que trae inversiones, lo que se refleja en mayor producción, porque el gobierno pone las bases y da catalizadores para que sea competitivo el campo.

Cuando se toman las decisiones correctas, los resultados se empiezan a ver rápido

—¿Cómo puedes medir esos resultados?

—En el último año comenzamos a medir y ver cuales eran nuestros resultados, porque veníamos de crecimientos mediocres o negativos. Pero en el tercer trimestre del 2016 vimos un crecimiento del 7.5 por ciento, uno de los mejores desempeños históricos del estado y el cuarto a nivel nacional.

Ahora pasamos del lugar 29 al 4 y eso con una participación fuerte del sector agroalimentario. Está creciendo al 9% anual. Eso nos muestra que vamos caminando por el sentido correcto, por una parte vemos los números de nuestro sector.

El valor de nuestra producción andaba en los 55 mil millones de pesos, ya se proyecta que cerramos 2016 arriba de los 70 mil millones de pesos, de los cuales 50 mil se van al mercado exterior.

Por eso es que yo digo que esto se mueve y esto es verificable con los números e indicadores que tenemos.

—Los precios de garantía del trigo ¿Como van las negociaciones?

—En los precios objetivo, tenemos un diseño de que no se desmantele la planta productiva, y por eso es que trabajamos en esa línea para evitar las distorsiones en costos a partir de la paridad cambiaria.

Tengo certeza de que es legitimo de los productores que se ponga la base mínima de modo que haya utilidades sustentadas en productividad, por eso buscamos el piso, al igual que los productores de otros países.

Es legitimo, se ve el precio de 4 mil 350 pesos por tonelada, eso no es una ocurrencia, viene sustentado en datos sólidos y viene de cifras oficiales de costos de producción y cotizaciones de los mercados internacionales.

Necesitamos la actualización para proteger la producción doméstica del país. El estado los apoya a fin de lograr el más justo precio objetivo para los productores.

—¿Que tanto es Sonora un exportador de productos agropecuarios?

—El último dato que tenemos, afinado a 2016, hablamos de 2 mil 660 millones de dólares, a nivel nacional, andamos alrededor de 26 mil millones de dólares, prácticamente Sonora aporta el 10% de las exportaciones nacionales.

Nosotros, Sonora, tenemos superávit por tercer año consecutivo en la cuestión de alimentos, por alrededor de 2 mil millones arriba.

Tenemos muchos cultivos y productos de exportación, muchos de nuestros productos van a Estados Unidos y Canadá, andamos cerca del 75% en integración en esos mercados. No obstante estábamos en el 90%.

En el caso de agricultura, la uva de mesa que es uno de nuestros productos de alto liderazgo, exportamos a 30 países, se acaba de abrir Australia y esperamos vender de 40 a 60 mil cajas. Sonora produce alrededor de 20 millones de cajas de uva.

El nogal y nuez pecanera, tenemos un crecimiento en 20 mil hectáreas, y le estamos llegando a 20 mil toneladas y este producto se está yendo a Asia, particularmente a China.

—¿Se están preparando ante la amenaza de Trump para ir a otros mercados?

—Estamos ocupados en eso, hay que ver la relación de negocios con América del Norte, no es exclusivo ni casual, se ha crecido con el tiempo y del 100% de lo que compraba EU al mundo, ellos compraban en México el 11%, ahora nos compran el 20% de sus necesidades en alimentos.

Es decir nos necesitan, somos complementarios, nosotros vendemos a Estados Unidos porque hay una necesidad, demanda, infraestructura comercial y mercado.

Ahora también México le compra y es buen socio de Estados Unidos, porque le compramos gran parte de productos como maíz amarillo, carne de puerco y res, porque como así tenemos deficiencias en nuestra estructura. Esa es una relación muy sólida y complicada de romper.

Ahora lo que tenemos que estar atentos es en este cambio que se avisora en las reglas del juego, tenemos que estar presentes para poner sobre la mesa las realidad de estas necesidades y complementos.

Pero de que se acabe la relación, es muy difícil, nos pueden cambiar las reglas, podrán haber aranceles, pero la exportación va a seguir, la cuestión es que existe una cadena de valor de aquí para allá y de Estados Unidos a México entre productor, comercializador y consumidor, en donde se tendrán que absorber el impacto de decisiones que se puedan tomar.

Eso se debe valor y analizar por el bien de ambos países. Hay que poner el contexto real, y ocuparnos a partir de la lógica de que esta es una relación sólida y donde pongamos las reglas del juego.

Ahora el punto es que hemos ido perdiendo la dependencia exclusiva de los Estados Unidos, y hemos diversificado el destino de las exportaciones, a partir de bajar los riesgos para los productos, e ir a distintos países.

Tenemos cultivos muy exitosos, llegando a Europa, China, Asia, y eso es estrategia de negocios.

—Sonora es muy diverso, al igual que esta secretaría, que ve el tema agrícola, ganadero, pesquero, la maricultura y los alimentos, y en eso tienes que enfocarte a las necesidades de distintas regiones ¿Cómo conjuntar todos esos intereses?

—Primero se hacen políticas transversales que atañen a todos.

Por ejemplo la investigación y transferencia d tecnología es para todos, no para unos cuantos. Lo que pensamos a largo plazo es precisamente eso, reforzar el esfuerzo que hacen los productores, porque así los hacemos más fuertes.

La otra es el tema de sanidad, a los de uva u hortalizas, es fundamental, porque cualquier distorsión en este aspecto nos hace que el estado se venga abajo.

Después vienen las particularidades, por ejemplo en el Valle del Yaqui, tenemos que estar muy cerca en las reglas para comercializar commodities y granos. Esto es definir ventanillas de apoyo, esquemas de traslado, precios objetivo y su negociación.

Es importante avanzar en esto y por ejemplo ya le estamos bajando paquetes tecnológicos a productores de la sierra, que antes no eran considerados en este tipo de apoyos.

Se trata de usar instrumentos transversales bajo nuestra responsabilidad y también ver las particularidades.

Insisto en que tenemos que estar cerca de los sectores, con las cabezas gremiales y con ellos tomamos las decisiones, porque no se trata de llegar imponiendo criterios, a menos que sea un tema de autoridad y que así se requiera.

Estamos por comenzar a vender productos a los países arábigos y podremos venderles hasta dátiles producidos en Sonora. La diversificación de Sonora en mercados, forma parte de la lógica de nuestros negocios.

—¿Cómo anda el tema del valor agregado a nuestros productos para los mercados objetivo a que se dirigen?

—Hay que procesar nuestros productos, es verdad, aunque lo importante que tenemos actualmente es la diferenciación de nuestros productos en los mercados, parte de eso es el mercado de orgánicos.

Esa diferenciación se da con infraestructura post cosecha, con calidad y cantidad, además de logística de las cadenas de frío, de modo que nuestros productos tengan un plus por vida de anaquel y por manejo y eso también es crear infraestructura, además estamos apoyando proyectos gremiales.

Hemos apoyado a los citricultores y nogaleros, de modo que puedan suplir a sus procesos de condiciones de mejor manejo de los productos como valor agregado.

Esto por ejemplo en la naranja es poder enviar el producto con certificación orgánica, empaque especial, una marca “purity organic” para su venta en Estados Unidos y Canada, y por ejemplo también hemos trabajado en el procesamiento de jugo, extractores y envase, que son barriles congelados a 20 grados bajo cero y se van a 7 países de Europa, entrando por Holanda, y eso lo hacemos sin ningún problema por la infraestructura que tenemos. Esa es una muestra de como avanzamos y dejamos ya de enviar producto a granel.

Así pasamos en este mercado a partir de esta infraestructura y cadena de valor agregado de exportar 8,758 toneladas de naranja, a 53 mil 593 toneladas, se creció 611% y esto a partir de este tipo de esfuerzo.

Los resultados son muy claros al crear esas infraestructuras.

—El sector ganadero, es importante forma parte de la identidad del sonorense y la calidad de nuestra carne es motivo de orgullo ¿Cómo pasar de ser productores de ganado vivo a exportadores de productos terminados?

—Este mercado tiene la particularidad de que la competencia a la engorda son precisamente los buenos precios que hay para la exportación de ganado vivo, eso fortalece al ganadero.

Sin embargo para llegar al detallado final de la ganadería, es que hemos diseñado proyectos para impulsar un plan para detonar la engorda, porque ya tenemos un reconocimiento de calidad.

Es un proyecto muy avanzado y se refiere a bajar costos en logística y almacenamiento de alimentos, porque los productores, quieren aumentar su hato, con una inversión  de 600 millones de pesos.

Lo estamos empujando, se afina, y se espera lanzarlo en este 2017.

Aquí estamos gestionando con los ganaderos, para identificar lo que se necesita hacer.

—Cuando hablamos de ganadería parecería que solo tenemos producción de bovinos, pero ahí está la porcicultura que es exitosa e innovadora, se le vende a Japón y China, que son mercados muy complejos de acceder ¿Se está tomando el modelo de la porcicultura para la ganadería de res?

— Cada uno va en su carril muy pujante, y en el ganado bovino, ellos tienen su mercado en pie que es muy importante, y la porcicultura ha crecido, hasta ser ya superior al 50% del valor del sector ganadero, que ahora representa 256 millones de dólares de un total de 426 millones.

Hace poco salió el embarque a China, de hecho Norson recibió el premio alimentario del año, y son empresas que trabajan en mercados del exterior y que muestran nuestro potencial de hacer negocios en todo el mundo, no solo en estados Unidos.

Estamos trabajando mercados como el de Rusia, que quiere 50 mil toneladas de carne, o Corea del Sur.

Yo creo que los potenciales del así son muy grandes, pero Sonora en particular es un estado privilegiado para la producción de alimentos, en su posición geográfica y al respecto de la calidad de los recursos naturales que tenemos.

Nuestra labor debe ser cuidarlos, ser ordenados y tener reglas claras del juego. Porque los potenciales ahí están.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.