Crece compromiso social para luchar contra la corrupción: CMIC

cropped-servicio-medico-a-padres.jpg

Guillermo Frescas

Sonora es un ejemplo a nivel nacional de que cuando hay voluntad política pueden crearse los mecanismos para ayudar a la transparencia, sin embargo, esta transparencia no significa que no pueda presentarse la corrupción, misma que debe combatirse con la participación de todos, no sólo del gobierno.

Gustavo Arballo Luján, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, que representa a unos de los sectores que mayor impacto tiene en la actividad económica del país, nos platica de su visión sobre este “cáncer” social que encarece el desarrollo de infraestructura, no sólo en Sonora o en México, sino en todas partes donde las empresas dependen de los recursos públicos y de los políticos para salir adelante.

En entrevista exclusiva, Arballo Luján nos plantea las perspectivas y las acciones que desde la CMIC se han planteado para asumir su papel en la lucha contra esta problemática que nos afecta a todos.

 

Revista Stratego (RS).-El problema de la corrupción siempre ha estado latente en este país.

Gustavo Arballo (GA).- Debemos de separar muy bien lo que es la corrupción de la construcción, porque no estamos soslayando nada, al contrario estamos poniendo el dedo en la llaga porque este es un problema que ha encarecido tanto que no es posible seguirlo soportando lo que hemos visto públicamente que sucede.

 

RS.- ¿El encarecimiento es por resultado del proceso de corrupción mismo o porque el empresario necesita soportar el costo que le significa esa corrupción?

GA.- Quisiera partir de un principio: ¿Quien es el dueño de una obra? El que paga, en el caso del recurso público es el gobierno, es decir el constructor es una fábrica que lo único que hace es trasladar costos y si tengo un porcentaje que se tiene que incrementar producto de la corrupción, pues al gobierno le está saliendo más caro o al particular. Ese alto costo del que hablamos podría hacerse mucho con ese dinero si se elimine este problema. Vale la pena mencionar algunos ejemplos internacionales donde hasta presidentes han caído por corrupción, pero esto no ha sido producto de la casualidad, sino de la actividad y el involucramiento del sector privado y de la sociedad civil, con el caso de Guatemala, Brasil y otros países, donde hay empresas confesas de corrupción que incluso han venido a México.

 

RS.- Sin embargo, en México tenemos, en los estados y municipios, y lo deben de sufrir ustedes que se dedican a  esta área, la mala costumbre de que las empresas con experiencia se quedan al margen de las obras que se dan a nuevas empresas que surgen con el político de turno. Este fenómeno se da más allá de tratar de corromper al empresario de toda la vida.

GA.- También creo que se está abusando de eso, que a través de una relación y un compromiso político o compadrazgo, o como le queramos llamar, se genera ese acto de empresas nuevas o sin experiencia y al final de cuentas esa obra hay que hacer y así terminan recurriendo a las empresas tradicionales, a las que les ofrecen las mismas obras a precio bajo o con modificaciones o con presupuestos insuficientes.

Vale la pena en este sentido, a través de observatorios especializados hacer señalamientos. Quizás hace años no estábamos tan interiorizados en esto, hoy sí. Lo buscamos hoy que esta obligación de generar sistemas estatales de anticorrupción premee a toda la sociedad, porque es la oportunidad que tenemos el gobierno y el sector privado, que cada vez está más involucrado, por lo que me parece más difícil que esto vaya a continuar, si hacemos todos lo correcto, el gobierno se tiene que dar cuenta, nosotros si nos damos cuenta. Es importante generar leyes, condiciones, pero lo más importante es generar voluntad política, que lo único que no se vale ya es ser sólo espectadores.

 

RS.- ¿Qué tan efectivo ha resultado el portal tuobra.mx de Sonora?

GA.-He tenido oportunidad de ver ejemplos de esto en otros estados, como en Jalisco, donde se generó algo parecido, para acceder a parte del proceso de licitación y el transcurso de la obra. Cada estado ha hecho un esfuerzo. Lo que queda claro es que la gobernadora tiene la firme convicción de poder estar en esos niveles de transparencia, que por cierto está en los primeros lugares a nivel nacional. Sí le aporta a la transparencia. En algo está sirviendo, como en otros estados, pero vale la pena ser precisos, es decir, eso no lo es todo, porque procesos transparentes no quiere decir que no se cometan irregularidades.

 

RS.-Porque estamos entrando en la etapa de los políticos transparentemente corruptos, ¿no?

GA.- Bueno, eso es algo que no quisiéramos escuchar, un gobierno transparente no quiere decir que no sea corrupto.

 

RS.- ¿Hay modelos en otras entidades que apliquen instrumentos como el portal que puedan servir como ejemplo?

GA.-Apenas están arrancando, por eso insistimos mucho en aprovechar la posición de la gobernadora en la Conago, esta es la mejor plataforma para no estar inventando el hilo negro en otras entidades, si ya tenemos ese portal porque no hacemos un sólo esfuerzo. Estamo en el momento preciso para lograr compromisos para lograra algo homologado en esta materia.

 

RS.- ¿Qué papel le toca al sector de la construcción en la lucha contra la corrupción y en la meta de ser más transparentes?

GA.- Es un primer compromiso, el más importante, la representación y defensa de los intereses del sector de la construcción, pero siempre y cuando tengamos empresarios dispuestos, uno, a no participar en esas prácticas irregulares y segundo, a denunciar. Hoy estamos implementando estructura jurídicas para apoyar a todo aquel quiera emprender algún procedimiento, hay que atrevernos a eso, porque sino las empresas van a terminar desapareciendo.

 

RS.- ¿Hay la voluntad de los empresarios de señalar al corrupto antes de perder a su cliente?

GA.- No tengo ninguna de que así es, el temor es lo que sucede en la realidad, es decir, cuando hay una componenda entre un empresario y alguna parte del sector público, de eso no nos enteramos, si bien es cierto, que serán los menos, no tengo ninguna duda que todos al 100% tienen esa disposición de señalar y decir, lo que no sabemos, para poder darle seguimiento, es lo que pasa ya en los casos particulares.

 

RS.- En Sonora, hubo un ejemplo muy claro, con el Sonora Construye, en ese momento los constructores lo celebraron, pero cómo vigilar para que estas inversiones no se conviertan solamente en un anuncio que se termine perdiendo con el paso del tiempo.

GA.-Aquí le estamos pidiendo a la delegación que haga uso del observatorio de la industria de la Construcción, que se dedica específicamente a este tema. Si hoy en Sonora implementamos el observatorio. Los constructores estaremos muy contentos cuando se habla de obra, porque esta implica trabajo, obras de alto impacto social y oportunidad para las empresas, el desencanto viene después, cuando decimos que gran parte de esas inversiones se están canalizando a un grupo de empresas que están muy focalizadas con alguién o con algún esquema de prácticas irregulares.

La delegación Sonora tiene la capacidad para darle seguimiento a un programa específico de este tipo. Hoy la participación más activa de la sociedad y de los organismo empresariales, nos da una responsabilidad adicional.

 

RS.- Hay una tendencia internacional en materia de transparencia para saber incluso hasta quien recibió en última instancia el recurso público. ¿Existe en México las condiciones para llegar a ese grado de transparencia?

GA.- Creo que sí. Hay que tener mucho cuidado porque en la industria de la construcción se manejan cantidades importantes de dinero, porque eso cuesta, no se gana eso, porque al contrario los márgenes cada vez son menores. Para generar la confianza en este tema de transparencia no es necesario exactamente que tengas que saber a quien se le dio el dinero, tiene que ver más con los pasos previos, con los procesos licitatorios, que realmente sean de tal suerte que se dé una derrama más pareja y no que se concentre obra en determinado grupo o empresas, porque ahí salta a la vista las prácticas irregulares.

 

RS.- En México, entender las licitaciones se requiere de una especialidad.

GA.- Por eso estamos trabajando en generar seminarios y talleres en materia de obra pública, en coordinación con la Secretaría de la Función Pública a través del Instituto de Capacitación donde se capacita también a funcionarios. Hay ejercicios internacionales que se han adoptado en México que nació en Inglaterra, relativo a la transparencia en la construcción, con medidas adicionales para apoyar al Sistema Nacional Anticorrupción, al que hay que sumar una iniciativa de nueva ley de Contratación y Obra Pública, en la que debemos participar todos.

 

RS.- ¿Se puede en el ámbito de la construcción disminuir la corrupción?

GA.-Claro que sí se puede, estamos de acuerdo que no es por arte de magia, tiene que ver con una sociedad más comprometida va a traer como resultado inhibir en mayor medida estas prácticas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.