Nuestro retos y oportunidades hoy

banner donde estas

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

Nuestro retos y oportunidades hoy

El pasado 21 de marzo el nombre de Benito Juárez resonó en distintos eventos conmemorativos por su natalicio hace 211 años, un recuerdo que bien vale la pena desempolvar y poner en operación en el momento actual, pues México enfrenta realmente una importante disyuntiva y retos importantes al respecto de la manera en que podrá encarar al futuro.

Me llamó la atención una muy buena pieza de oratoria de parte del presidente del PRI en Sonora, Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien hizo un llamado a construir la unidad nacional a partir de retomar el imperio de las leyes.

El dirigente tricolor fue muy enfático al respecto de la trascendencia de revisar y retomar esa memoria histórica y entender que solo aplicando lo ya aprendido en el pasado, es como nuestro país podrá progresar. Puso un par de ejemplos claros, que tienen que ver con la experiencia de su partido, quizá el más claro sea el de como en Sonora en solo 18 meses se dio la vuelta a la tortilla y se pasó de una fase de desconfianza y descontrol a partir de la ruptura del orden institucional a uno de confianza, y crecimiento a la razón de que el gobierno de Claudia Pavlovich logró recuperar la confianza, precisamente aplicando y respetando la Ley.

El otro ejemplo, quizá inasible en este momento, es al respecto del legado futuro del gobierno de Enrique Peña Nieto, que en la manera de ver de Gutiérrez Sánchez, deja en el empeño de sus reformas estructurales, las bases de una etapa de crecimiento, que tendrá que llegar cumpliendo precisamente con lo que el líder tricolor argumenta, cumpliendo la ley y respetando el orden institucional.

Es siempre pertinente hacer ese tipo de revisionismo y no está nunca de más hablar de jornadas históricas y de momentos de crisis, para enseñar que tipo de valores y entereza son los que se han necesitado para sacar adelante al país.

Usted sabe, el presidente Juárez fue uno de los personajes que enfrentaron el peor escenario posible en nuestro país y supieron salir, adelante, enfrentando retos formidables y aun así dándose tiempo de construir instituciones, crear leyes, restaurar la República y generar el entramado que dio vida al México moderno.

Reza la máxima que aquellos pueblos que no estudian, no leen, pero sobre todo que no aprenden las lecciones de la historia están condenados a repetirla, y la verdad es que ir hacia atrás a México no le conviene de ninguna manera, el país necesita convertirse en una nación moderna, eficiente, que se saque de encima algunos demonios, como el de la corrupción que parece ser su mayor mal, pero también el de la pobreza o la inseguridad, que muchos quieren pensar que forman parte de nuestra idiosincracia, cuando eso es una vil mentira.

El priista, lanzó una idea al aire que me parece adecuada para el momento, y es que viene una fase de reordenamiento económico en el mundo, etapa en la que México tiene todas las oportunidades de salir ganando, pero que también enfrenta los riesgos de perderlas, a partir de esos grandes nacionales que persisten.

En Sonora en estos meses se ha dado la muestra de que se puede avanzar rápido, en medio de escenarios negativos, solo es necesario recuperar la confianza, retomar la institucionalidad y tener orden de proyecto, saber donde se está y a donde se quiere llegar.

***

Mucho revuelo causó de entrada la presentación de la propuesta de conformar una Asociación Público Privada para atender el proyecto de construir la desaladora para Guaymas, Empalme y San Carlos, ya le comentaba que se trata de un proyecto de grandes dimensiones, que parte de una inversión modular, y que se prevé pueda abastecer a los municipios de Guaymas y Empalme en una primera fase (en la que se invierten más de 700 millones de pesos) y a Hermosillo en una segunda, lo que representa otra inversión de 500 millones.

De entrada el proyecto parte de procesar 200 litros de agua por minuto, asunto que gracias al avance tecnológico es posible y viable, en términos de costos, operatividad e impacto ambiental.

Verifique algunas de esas cuestiones con algunos de los integrantes de la 61 Legislatura, y todo indica que hay condiciones para llegar a los consensos en un escenario de lo inmediato. Ayuda el hecho de que sea el PAN quien gobierna Guaymas, lo que tiene sensibles sobre la materia a los diputados de ese partido, en particular a Luis Serrato Castell, a quien le hice en directo la consulta y me respondió que se buscará llegar a un punto de acuerdo, a partir de la necesidad manifiesta del recurso hidráulico en la región.

Por supuesto habrá detalles que analizar, Rodrigo Acuña, quien es presidente de la Comisión del Agua en el Congreso me planteó precisamente los riesgos que se enfrentan si no se toma una decisión y no se aprovecha el momento en el que existen los recursos, y se tiene la determinación de realizar una gran obra de infraestructura que tiene la capacidad de modificar el momento que atraviesa la región de Guaymas.

Y mire, hace unos días le hablaba de la multitud de inversiones que están llegando a la zona, y la oportunidad que existe, para dos municipios que son estratégicos, pero que por desgracia han enfrentado una etapa prolongada de estancamiento, que los ha convertido en una de las regiones más pobres, por sus ingresos per capita del país, con la paradoja de que son vecinos de Hermosillo, que es el tercer municipio más rico de México.

El asunto es que la desaladora es como todo en esta vida, representa oportunidades, y por supuesto también tendrá costos.

Será la calidad de los acuerdos y la celeridad con que se tomen, lo que defina las dimensiones de esos costos y esas oportunidades. 

Correspondencia a demiandu1@me.com

En Facebook Pasión por los Negocios

En Twitter @demiandu

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.