La propuesta laboral de los candidatos/ Parte 1

#YoSigoA @RevistaStratego

 

 

Pasión por los Negocios

por Demian Duarte

 

Ayer como usted sabe fue primero de mayo, emblemático Día del Trabajo que se conmemora en todo el mundo y que no es ningún festejo, es una jornada de protestas, lucha y reivindicaciones de la lucha de los trabajadores y obreros en busca siempre de mejores ingresos y condiciones laborales.

No es de modo alguno un asunto fuera de vigencia, de hecho creo que es importante revisar este aspecto, porque en países como el nuestro una de las situaciones que prevalecen tienen que ver precisamente con la injusticia laboral, ya que el diseño del modelo económico vigente se sustenta en ofrecer mano de obra barata como el principal atractivo para la inversión, lo que ha generado enormes desequilibrios, pues la brecha entre la clase trabajadora y la clase patronal es realmente abismal.

México por desgracia está convertido en una fabrica de pobres, y no es que quieran serlo, son gente trabajadora, que todos los días sale a trabajar en busca de las condiciones para tener oportunidad de salir adelante junto con sus familias.

Sin embargo desde hace muchos años se perdió en nuestro país la perspectiva, respecto a la importancia que tiene el trabajo como uno de los factores esenciales de producción, al grado de que debe ser equivalente, cuando no más importante que el capital, pues si partimos de la lógica de que sin la fuerza laboral es imposible producir bienes o servicios, podremos entender que el capital, la maquinaria, los edificios serían totalmente inútiles sin los trabajadores.

Ayer hubo en todo el país manifestaciones reclamando justicia laboral, señalando la situación de injusticia que prevalece con los elevados impuestos que se cobran a los trabajadores y de como la clase media está en peligro de desaparición precisamente porque los sueldos son tan malos que cada día menos personas cuentan con los satisfactores necesarios para incorporarse a la sociedad de consumo, lo que debilita el mercado interno y al final genera un círculo vicioso, que es catalizador de otros males como las adicciones, la violencia, los elevados índices de criminalidad y otros muchos factores que van descomponiendo el tejido social.

El asunto de los sueldos y los salarios es algo elemental. Mire un estado como Sonora genera miles de empleos al año, y la crítica persistente es que esos empleos son de supervivencia, pues la gran mayoría se sustentan en el criterio de muchas empresa de que ellos vienen a invertir aquí precisamente porque la posibilidad de pagar bajos sueldos, es lo que hace atractivo hacerlo, y mire eso es una mentira, hay condiciones de logística, de experiencia y capacidad de los trabajadores que le dan a nuestro estado herramientas de alta competitividad.

Ayer en el acto que organizó la CTM para conmemorar el Día del Trabajo, Vicente Solís Granados quien es director del Instituto de Capacitación, Competitividad y Relaciones Laborales de Sonora, puso el dedo en la llaga, respecto a este asunto en particular, pues anotó que en México los trabajadores tienen uno de los salarios mínimos más bajos del continente, equivalente a 141 dólares por mes, siendo que otros países que se asume son más atrasados tienen mínimos consistentemente más altos, como es el caso de Panamá, que equivale a 744 dólares; de hecho la realidad nos ubica junto a Nicaragua como uno de los lugares con sueldos más paupérrimos, lo que contradice toda lógica de que México es un país fuerte, con una economía boyante, tanto que se presume que somos la economía 11 del mundo.

El hecho es que puestos contra Estados Unidos, donde los trabajadores ganan un mínimo de 1 mil 800 dólares mensuales, nos hace ver la realidad de porque hay desequilibrios y porque persiste la injusticia económica y la necesidad de que se contemple el tema de los trabajadores como parte d ella agenda central en nuestro país.

Luego entonces sí todos sabemos que las cosas están mal, por qué no las hemos cambiado, porque decirlo y luego no hacer nada no es otra cosa que mera demagogia.

Este debate nos tiene que remitir por fuerza al escenario político, donde es importante observar la oferta económica y social de cada uno de los candidatos, porque al ser los trabajadores la fuerza que mueve a la economía, y donde está además la mayor reserva de votos, me parece fundamental exigir a a quienes aspiran a gobernar y ejercer el poder o una función legislativa, que aclaren y definan con mucha precisión cuál es su agenda para con los trabajadores.

Usted sabe hay dos propuestas a debate, una que busca seguir con el modelo neoliberal, otra que busca hacer cambios en la conducción económica del país, sin embargo creo que es nuestro deber contrastar y analizar con mucho detenimiento en que consiste la oferta de cada uno más allá de posiciones maniqueas, pues al final de cuentas lo que está en la línea es la cabal salud económica de nuestra gente.

Circulan campañas de miedo, informaciones erróneas, difamaciones abiertas en contra de tal o cual candidato, le realidad es que no podemos permitirnos seguir como vamos, pues a ese ritmo de deterioro la idea de ser como Venezuela o algún otro país con problemas económicos, se queda corta con las condiciones en que deben sobrevivir muchos de nuestros trabajadores. La reflexión tiene que ser sensata, despojada de apasionamientos ramplones, porque está a debate algo mucho más importante que simplemente quien se sienta en la silla presidencial.

Mañana le prometo a detalle que dicen los 3 principales aspirantes sobre este importante tópico.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Deja un comentario