Señalamientos opacan propuestas serias en debate de candidatos al Senado de Sonora

Guillermo Frescas

En Sonora, todo mundo gana los debates. La figura es de muy reciente uso y por lo mismo no termina por dejar satisfechos a todos.

Los candidatos que participaron en este ejercicio se manifestaron autocomplacidos con su papel ante el reto y alguna -Lilly Tellez- se atrevió incluso hasta ignorar a su compañero de fórmula para atribuirse a sí sola el triunfo en el debate por todo lo alto.

La cita se cumplió puntualmente a las 18:00 horas en el auditorio del Centro de las Artes de la Universidad de Sonora, a donde se dieron cita los candidatos de las tres coaliciones que compiten por los escaños del senado, acompañados de los dirigentes de partido y de sus familias, así como por personal de sus equipos, las autoridades electorales y los representantes de los medios de comunicación locales.

En un formato dinámico, acotado por el inmisericorde cronómetro, Alfonso Durazo y Lilly Téllez, de la Coalición Juntos Haremos Historia; Antonio Astiazarán y Leticia Cuesta, de la Coalición Por México al Frente; Sylvana Beltrones y Manuel Ignacio Acosta, de la Coalición Juntos Por México, intercambiaron metralla verbal, con acusaciones y desmentidos. Por momentos también presentaron propuestas en cuatro tópicos fundamentales, que eran el foco del debate.

El auditorio en sí fue reservado para el escenario del debate, donde sólo entraron los candidatos, los conductores Sergio Valle y Gabriela Medina y el personal técnico encargado de la transmisión, aislados del reducido público que presenció a través de pantallas la contienda verbal desde el atrio del inmueble que sirve de sala de exposición.

Los temas debatidos versaron sobre la seguridad, el combate a la corrupción, la salud y la educación y cultura, sobre los cuales los candidatos repitieron las propuestas que han ido presentando a lo largo de la campaña en diferentes momentos y circunstancias.

Pero lo que le dio sabor al encuentro fueron los señalamientos cruzados entre los candidatos, quienes incluso se salieron del guión temático para traer a los reflectores hechos y datos escandalosos de sus contrincantes, o bien para defenderse de los mismos.

Desde el paso del Maloro por el Registro Nacional Agrario y su presunta vinculación al despojo de tierras, la procedencia sureña de las candidatas Beltrones y Téllez, las demandas laborales en contra de Lety Cuesta hasta las acusaciones de conflicto de intereses en el caso de Toño Astiazarán, salieron a relucir sin misericordia.

Por momentos el debate fue divertido, incluso con momentos hilarantes, aunque en el fondo la temática fundamental de propuestas quedó opacada por los señalamientos vertidos en todas direcciones.

Afuera, los simpatizantes de las coaliciones Juntos por México y Por México al Frente armaron una buena fiesta popular con gritería y ovaciones a sus abanderados, dando más color al encuentro. Faltaron los simpatizantes de la Coalición Juntos Haremos Historia.

Deja un comentario