Del sincretismo a la propuesta política

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

Preparativos frenéticos aquí y allá, que el Instituto Nacional Electoral recibe 6 millones 300 mil boletas entre este jueves y el viernes, mismas que se van a entregar en los 7 distritos federales; que el Instituto Estatal Electoral espera para el 20 de junio los 4 millones 400 mil boletas y todos los candidatos a cargos de elección popular tratando de diseñar la estrategia de cierre que les garantice el triunfo.

La verdad es que sí usted no lo ha advertido, estamos ya en la recta final de las campañas, este miércoles cruzamos el puto de no retorno, pues quedan tres semanas para el proselitismo y 24 días para la cita con las urnas.

La verdad es que todo se ido volando, y más allá de algunas escaramuzas relacionadas con la elección presidencial, en lo personal es poco lo que me ha parecido trascendente de la campaña en el ámbito de lo local, a pesar del ambiente altamente volátil y competido que se puede apreciar a simple vista.

Pueden ser los nuevos formatos de campañas cortas que no dan mucho espacio a los candidatos a presidente municipales o diputados para el Congreso del Estado, puede tener que ver con la alta dispersión que toca a las elecciones de senadores y diputados federales, pero la sensación que tengo es de que no he escuchado tanto a los candidatos a pesar del bombardeo de spots constante y persistente en radio y televisión, o también de la lluvia de campañas negras, blancas, grises y rojas que se vive a través del Facebook o los ataques que se ven en directo como discusiones a través del Twitter.

El hecho es que en esta ocasión para mi gusto las campañas políticas rompieron el paradigma de lo mismo de siempre, los candidatos en muchos casos se negaron sistemáticamente a dar entrevistas y han preferido quedarse en lo superficial, y existe un alto recelo, incluso miedo a que les hagan preguntas incomodas.

Yo recuerdo alguna época en que los candidatos a puestos de elección popular o eran los más listos y preparados, o ya por lo menos los de mayor trayectoria política y por tanto los más vivos y hoy en día las campañas políticas aparecen como un conjunto de slogans hechos y posiciones actuadas para cumplir con el protocolo de hacer proselitismo y después esperar a ver que dicen las urnas.

El detalle es que lo que está en juego no es poco, y si bien la elección presidencial se cuece aparte, no podemos menos que observar el sincretismo en que se vienen dando las contiendas al Senado, a diputados federales, a alcaldes y a diputados locales, y pedirles a los candidatos que comiencen en esta fase final a diferenciarse, a hacer ver y notar su propuestas y moverse en busca del voto tratando de convencer con su visión diferenciada.

Es verdad que cada municipio y cada distrito es un escenario distinto, y que cada cual ha decidido tomar sus riesgos y y ha calculado como se dan las condiciones a su favor o en su contra, pero la contienda política no se puede centrar en la fuerza que pueda tener en Sonora un partido por el hecho de ser el que gobierna actualmente y enfrentarse a la fuerza emergente impulsada por el empuje del candidato puntero en las encuestas.

Ante el escenario de peleas cerradas en cada distrito y en cada municipio, se hace necesario que los candidatos nos digan que es lo que traen la bolsa, porque de lo contrario el día de las elecciones las opciones del votante serán muy simples, irse con el cambio encarnado por Andrés Manuel López Obrador y por Morena, o bien votar por el continuismo, sin que se sepa con mucha claridad que eso lo que eso significa.

***

Un ejemplo claro de como impulsar y hacer una campaña viva, de contacto con el ciudadano, lo ha estado poniendo Flor Ayala en el distrito 12 con cabecera en Hermosillo, quien a pesar de lo que han dicho las encuestas de que va muy arriba, se ha empeñado en visitar las colonias, tener contacto con el ciudadano y presentar su propuestas para reelegirse como diputada, en especial en temas ligados a seguridad, disciplina financiera, deporte y cultura.

“La Flor”, como se hace llamar ha mantenido un buen perfil político y un trabajo a ras de tierra que ya quisieran muchos otros candidatos, y es que para ella la identificación con la raza de su muy extenso y populoso distrito ubicado en la zona sur de la capital del estado es algo que resulta sencillo.

Por cierto ha corrido el rumor de que su distrito estaría siendo negociado para garantizarle al PAN y en especial a Luis Ernesto Nieves Robinson Bours, mejor conocido como “El Güero Nieves” un escaño en el Congreso, sin embargo no creo que el PRI quiera entrar en ese juego, o que el candidato del PAN lo necesite, mucho menos que Flor Ayala esté dispuesta a permitirlo, además de que me han llegado reportes de que el abanderado de Morena, de nombre Norberto Ortega Torres, no es así como un hueso fácil de roer, por lo que hay expectativas de que la elección en ese distrito tendrá un alto volumen de votos, así que nadie más que los candidatos tienen control de lo que ahí ocurrirá.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Deja un comentario