Desgarre de vestiduras

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

De nueva cuenta el conflicto por el control del Congreso del Estado en la 62 Legislatura que ya está a 46 días de iniciar funciones, se convirtió en el foco de la tensión y los conflictos políticos, al confirmarse la mañana de este martes que se convoca a sesión extraordinaria por parte del legislativo estatal a fin de discutir ahora sí y aprobar en su caso el volumen de reformas a la Constitución Política de Sonora, que generaron polémica hace apenas 3 semanas.

En serio, comprendo el ánimo de parte de algunos elementos dentro del gobierno del estado que encabeza Claudia Pavlovich, por tratar de ponerle diques al mar que se viene, con el ascenso de Morena al poder, primero en los congresos estatales y el poder legislativo federal a partir del 15 de septiembre próximo.

Sin embargo tal como es el mar, se trata de un proceso que no está bajo su control, es imposible frenar algo que  como una especie de fuerza la naturaleza llegará y se impondrá en todas las agendas, porque así lo mandaron los ciudadanos con sus votos el 1 de julio pasado, y no entender, no asimilar o no querer enfrentar la nueva realidad, es algo que no tiene sentido.

El hecho es que Morena tendrá mayoría absoluta y constitucional en el Congreso de Sonora, gústeles o no, pues ya tienen en la bolsa 22 diputados, y eso permitirá al partido que llevó a Andrés Manuel López Obrador al triunfo en la Presidencia de la República, la primer fuerza política en Sonora, con poder de decisión sobre el gobierno de 22 de los municipios más grandes del estado y con gobierno sobre el 86% de la población del estado, además claro de tener la ya mencionada mayoría legislativa, por no hablar de la representación en el Senado de la República y la Cámara de Diputados.

Esto significa que al gobierno de Claudia Pavlovich le tocará convivir durante su segunda mitad con un congreso dominado por la oposición, y aunque eso puede significar para una administración de corte priista, tener que “bailar con la más fea”, simplemente no les queda de otra, porque así son las cosas en democracia y aquí no hay reversa, y quienes tengan reservas de como podrán trabajar con una mayoría de Morena tendrá que hacerse a la idea de que se aclimatan, o se aclimatan, porque no hay de otra, están literalmente copados y tendrán que aprender a convivir con la nueva realidad.

Por esa razón es que urge que se definan de una buena vez los ajustes en el gabinete, donde ya sabemos que a Miguel Pompa Corella, actual secretario de gobierno ya le pidieron la bola, sin embargo todo indica que hay quien se empeña en mantenerlo presentando la “genial idea” de que tensar el clima en medio de la transición es algo que se hace bien, o que incluso le conviene a la jefa del gobierno estatal, cuando la realidad es que está ocurriendo todo lo contrario.

Al gobierno de Claudia Pavlovich le urgen los relevos, para que entre el equipo conciliador, capacitado para interpretar e interactuar con los nuevos actores y no estar cayendo cada 3 semanas en estas tensiones políticas que no dejan nada bueno y que traen desgarres de vestiduras.

Mire, se intentó presentar la idea del peligro que representa Morena para las “buenas costumbres” de la sociedad sonorense, impulsando la idea de que traen en la agenda inmediata de la 62 Legislatura asuntos que requieren de un debate y de consensos mayores, como es el caso del aborto, o la legalización de las drogas y otros temas, y con esto generar un ánimo de rechazo social a lo que se venga y de apoyo a los actuales diputados.

Y casi lo logran, pues habían convencido a los legisladores de la bancada del PAN, de votar con el PRI y así evitar que Morena tome fuerza y termine por impulsar esas “doctrinas exóticas”; el problema es que los genios que crearon esa estrategia omitieron pensar, y en esa omisión, no entendieron que no se puede imponer la visión de un poder a costa de amarrarle las manos a otro, cuando vivimos en una democracia que se sustenta en principios republicanos, y en la que la división de poderes es parte esencial de la vida institucional.

El PAN por esa razón terminó (al menos hasta el momento de escribir estas líneas) por dar marcha atrás, entendiendo que si bien ellos serán la principal fuerza de oposición en Sonora, no podrían cargar con el san Benito de haber asumido una posición autoritaria y que va contra todo lo que ellos mismos han defendido a lo largo de su historia política. Al final sería el pueblo el que se los cobraría, y para un partido que pretende recuperarse y volver a ser competitivo, eso es algo muy complejo.

Ante esa reculada, al PRI no le quedó de otra que descafeinar sus iniciativas, y en un nuevo desgarre de vestiduras presentarse este miércoles al Congreso con la misión de lograr mayoría constitucional para sacar algo, el detalle es que las cuentas cambiaron de la noche del lunes a la del martes, y los 26 votos que parecían tener en la bolsa, con el voto de sus 15 diputados, 9 del PAN y 2 del Panal, se diluyeron y ahora con muchos trabajos están juntando 20 votos, que son los propios, los del Panal (si no se echan atrás), los de los “panistas” Carolina Lara y Manuel Villegas  y paradójicamente el de José Ángel Rochín, diputado por Morena.

En el PAN a la postura de Lina Acosta se sumó Martha Camacho del distrito 2 y creo que toda la bancada que comanda Luis Serrato Castell.

Simplemente la vergüenza pesaba demasiado. Vamos a ver en que termina la historia.

***

Imagen 07-08-18 a las 22.28 (1)

El conflicto de huelga que estalló en la empresa de capital alemán Leoni sigue adelante en Hermosillo, con las implicaciones de índole económico que esto tiene, pues con 4 mil empleos directos esta fabrica de arneses automotrices es el mayor empleador industrial en la capital del estado.

Pues bien, aunque hay un esfuerzo de conciliación importante, me queda claro que la posición de los trabajadores es más que justificada, pues la directiva de esa firma había establecido condiciones inaceptables, de una suerte de campo de concentración en sus instalaciones a partir de la influencia del gerente general, una persona de nombre Víctor Burceaga Carrillo.

El tema ha propiciado otro escenario de tensión, entre la CTM, Index y las autoridades estatales, sal grado de que ya hay amenazas del sector maquilador de no pagar impuestos estatales o de retirar inversiones, sin embargo es importante decir que nada ni nadie se puede imponer ante la perspectiva de dar a los trabajadores sonorenses condiciones laborales dignas. Eso no es siquiera negociable, no hablemos de los bajos sueldos y prácticamente nulas prestaciones que se ofrecen en muchas empresas.

Una cosa es trabajar por necesidad y una muy distinta es que traten a los trabajadores como esclavos.

Correspondencia a demiandu1@me.com

 

Deja un comentario