La carretera de la muerte y sin suerte

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

No soy ingenuo, se y entiendo que la obra de la carretera de 4 carriles en Sonora se ha convertido en un monumento a la ineficiencia gubernamental y a la corrupción.

De otra manera no se explica como una obra carretera que tiene lo menos 10 años en ejecución, simplemente no se puede terminar, y se hace además con un inexplicable tortuguismo, sin personal suficiente, sin respetar las normas de calidad, sin señalamientos adecuados y sin guardar absolutamente ninguna de las normas y estándares de la ingeniería moderna.

Hace unos meses vino a Hermosillo, Gerardo Ruiz Esparza, todavía titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y quien terminará su servicio público de triste manera junto a la administración de Enrique Peña Nieto, luego de prometer, intentando engañar a los sonorenses, que la obra quedaría terminada para este mes de agosto.

Mire, recorrí hace unos cuantos días obra carretera, en particular el tramo que va de Nogales a Santa Ana y aunque hay avances en algunas áreas, me da tristeza constatar que en su gran mayoría ese tramo de 100 kilómetros simplemente se ha convertido en una misión imposible, y no se ve realmente la manera de que pueda terminarse en agosto, o en noviembre, es más yo vaticino que faltan lo menos 6 meses más para que ese tramo pueda ir tomando forma.

Y es inexplicable, porque se nos ha dicho hasta el cansancio que se están invirtiendo 19 mil millones de pesos, o lo que es lo mismo 1 mil millones de dólares, en una obra sin fin, que además se ha convertido en un riesgo latente para sus usuarios

Claudia Pavlovich

Ayer se le preguntó a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, como ve el avance, pues hace unos días Javier Hernández Armenta, el director del Centro SCT en Sonora manifestó que la obra quedaría para octubre y lo que la mandataria dijo que dejó claro que no hay un fin posible, ni suerte, ni expectativas, pues a juicio de la jefa del gobierno estatal no se logrará culminar en noviembre y de hecho no hay una perspectiva que de certeza de que en el corto o mediano plazos pueda estar lista.

El mayor problema de tener una carretera en esas condiciones, más allá del evidente peligro para las vidas de quienes la transitamos, es que además plantea un desincentivo a la inversión y el desarrollo del estado y ha terminado por afectar el flujo de visitantes del extranjero a la zona de Guaymas-San Carlos y al sur de la entidad.

Lo peor del caso es que aún en esas condiciones Caminos y Puentes Federales sigue cobrando peaje a lo largo de la rúa, en un proceso que pone de manifiesto algunas de las peores prácticas en la administración del gobierno.

***

Imagen de la sesión de la permanente de este lunes 13 de agosto

En el Congreso del Estado lo hicieron una vez más, a escondidas y de manera por lo menos sospechosa, los diputados que integran la diputación permanente, que son Rafael Buelna Clark, José Luis Castillo Godinez, José Ramón Torres Ruíz (todos del PRI) además de la panista Lisette López Godinez, sesionaron este lunes en punto de las 8 AM, sin avisar a los medios de comunicación o al público en general de la reunión.

Se trata de dar fe de la recepción de los acuerdos de 57 municipios que a través de sus cabildos aprobaron y por lo tanto dieron su aval para que el paquete de reformas constitucionales aprobadas el miércoles pasado procedieran y terminaran por promulgarse, lo que fue realizado precisamente en la sesión de este lunes.

Los diputados encabezados por Buelna Clark votaron por unanimidad el acuerdo y solicitaron a la dirección de Archivo del Gobierno de Sonora que proceda a la publicación de las reformas también conocidas como “Ley Número 288” en el Boletín Oficial del Estado.

Las prisas por supuesto tenían su razón de ser, y se trata de evitar a toda costa que la cámara de origen (en este caso la 62 Legislatura del Congreso del Estado) pueda impugnar una vez que asuman el cargo los nuevos diputados.

Lisette López Godinez, siempre presente y votando a favor

La estrategia es una argucia legal, pues las normas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, indican que la cámara de origen solo puede impugnar dentro de un plazo de 30 días naturales, por lo queso usted suma que los diputados de la 62 Legislatura entrarán en funciones al primer minuto del 16 de septiembre próximo y tiene en cuenta que la publicación en el Boletín Oficial se da este 14 de agosto, entenderá que le faltan exactamente 33 días a los legisladores para asumir su responsabilidad.

Por cierto ayer la gobernadora Claudia Pavlovich se refirió al tema, considerando que es necesario que sea la Suprema Corte de Justicia la que dirima las diferencias y termine por definir sí los cambios que se hicieron a la carta magna de Sonora son legales, so sí violentan los principios de la división de poderes, muy definidos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tal como lo manifestó la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Se trata de un asunto en el que hay demasiado en juego, por lo que resulta muy complicado decir que con esta publicación en el Boletín Oficial, que se da a marchas forzadas y con estratagemas de los diputados y con actitudes que al menos rayan en el sospechosismo, significa que ya cayó el último out.

Luego porque dicen “no hagas cosas buenas que parezcan malas”, o peor aún, “no hagas cosas malas que parezcan peores”.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Deja un comentario