A través de cuatro refugios pesqueros buscan la protección de especies marinas comerciales en Sonora

Desde el 2017, cuatro refugios de Guaymas y Puerto Libertad son vigilados para evitar la pesca comercial y deportiva.

por Santiago García C.

Hermosillo, Sonora.- Desde julio el año pasado se decretaron cuatro refugios pesqueros en el Estado de Sonora, donde por espacio de cinco años en estas áreas marinas de jurisdicción federal delimitadas, se busca proteger los recursos naturales, recuperar las especies pesqueras, garantizar la población futura hasta en un 30 por ciento e incrementar la talla de especies comerciales que repercutirá en la economía de los pescadores con mejor producción.

Tres de esos refugios están ubicados en la Isla San Pedro Nolasco de Guaymas, y son Punta Chivato, El Resumidero y Roca Partida con una extensión de 1.38 kilómetros cuadrados, 500 metros de ancho y 1.2 kilómetros de largo, mientras que el  cuarto refugio está ubicado en Puerto Libertad, conocida como Cerro Bola, donde se están protegiendo especies como La cabrilla sardinera, Pargo amarillo, el Cochito, Pulpo y Langosta Azul y Roja.

En conferencia de prensa, pescadores de ambos puertos, autoridades de pesca, medio ambiente y recursos naturales, sociedad civil y académicos conformados en comités de acuacultura y pesca, dieron a conocer este esfuerzo iniciado desde el 2012 con el objetivo de promover el uso ordenado y responsable de la pesca para lograr la sustentabilidad de los recursos  y servicios en ambos puertos, no cometer errores y lamentar en el futuro la pérdida de especies marinas como ocurre hoy en el Alto Golfo con la vaquita marina.

Las zonas de refugio están siendo monitoreadas por vigilancia comunitaria y autoridades y quienes no respeten los límites de estas zonas serán sancionadas por las autoridades como se indica en la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentable en su artículo  1331, informó el Jefe de la Oficina de Pesca en el Puerto de Guaymas, Arnulfo Navarro Carrillo.

“En la vigilancia participa personal de CONAPESCA, SEMAR, SEMARNAT, PROFEPA, quienes hacer recorridos por las zonas protegidas. Se han colocado avisos para no caer en una irregularidad y evitar sanciones. Las multas dependen de la gravedad basados en la Ley, por ejemplo si no cuenta con permiso para realizar pesca deportiva o comercial la sanción es de 100 a mil salarios mínimos”.

En estas zonas solo se permite realizar actividades recreativas como el buceo y nadar.

En esta actividad que nació de la sociedad civil interesada en la protección de especies y el medio ambiente, además de los pescadores de los dos puertos, participan la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, SAGARPA, Comunidad y Biodiversidad, COBI, Islas de Golfo de California, Oficina de Convenciones y Visitantes de San Carlos.

En el país hay 9 acuerdos de refugios pesqueros sumando los cuatro polígonos de Sonora.

 

Deja un comentario