Sonora, entendiendo y asumiendo la transición

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

Una buena señal que abona a la nueva gobernabilidad que se debe instalar en Sonora a partir del próximo fin de semana, cuando entre en funciones la 62 Legislatura del Congreso del Estado y asuman funciones los nuevos gobiernos municipales, lo fue la reunión que sostuvieron la mañana de este lunes la gobernadora Claudia Pavlovich y la presidenta municipal electa Célida López Cárdenas.

Mire, habrá quien diga que se trata de solo una más de los 72 presidentes municipales y que previamente hubo un acercamiento similar entre la gobernadora y Sara Valle, la presidenta electa de Guaymas, sin embargo es fundamental ver las cosas como son.

Para empezar Célida López gobernará el municipio más poblado de Sonora, el de mayor desarrollo y con mayores índices de crecimiento, pero además le toca convivir la mayor parte del tiempo con la gobernadora, pues Hermosillo es además la sede de los poderes del estado, por lo tanto es el epicentro de la vida política y económica de Sonora.

Y el asunto es que en esta fase de transición, se han tenido momentos de tensión política, donde los protagonistas han sido precisamente la gobernadora y sus funcionarios de gobierno por un lado, y Célida López Cárdenas y los alcaldes y autoridades electas de Morena por el otro, pues hubo hasta un desconocimiento del secretario de Gobierno Miguel Pompa Corella como interlocutor válido, lo que movió a que los 18 presidentes municipales electos de la Coalición Juntos Haremos Historia, no se presentaran en la reunión que convocó el responsable de la política interna en Sonora a fin de preparar el terreno a la transición.

Igualmente habrá quien diga que faltaron 18 de 72 y que con los otros 54 la gobernadora Pavlovich y sus funcionarios tienen buena comunicación, y será cierto, sin embargo el detalle es que los presidentes de Morena gobernarán además de Hermosillo, los municipios de Cajeme, Navojoa, Etchojoa, Empalme Guaymas, Agua Prieta, San Luis Río Colorado, Nogales y Caborca por citar los principales centros poblacionales, lo que equivale como ya se ha dicho al 86% de la población.

En otras palabras la avalancha de votos que provocó Andrés Manuel López Obrador, le concedió a los candidatos de su Coalición el gobierno en los centros urbanos de Sonora y el Control del Poder Legislativo, y esa es una realidad con la que se le ha dificultado trabajar a la actual administración de gobierno, de filiación como usted sabe totalmente priista.

Incluso podríamos señalar que fueron 72 días tras el proceso electoral del 1 de julio, los que le tomó a la jefa del Poder Ejecutivo terminar por abrir su agenda y acceder a tener la mencionada reunión y que además esto se hace a escasos 6 días de que se dé el cambio de poderes, lo que mandaría señales en sentido contrario.

No obstante soy partidario de entender la naturaleza de los profundos cambios que todo este asunto implica en la correlación de fuerzas y como a la gobernadora Pavlovich le cambió el escenario de tener una cómoda y fácil relación con su amigo de la adolescencia, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, quien ocupaba la presidencia municipal en Hermosillo, a estar hoy obligada a convivir en una base cotidiana con la oposición, y encima de todo con una alcaldesa con personalidad fuerte, como lo es Célida López.

Yo por eso me quedo con la imagen de la reunión y los buenos acuerdos y disposición a trabajar juntas, gobernadora y presidenta municipal en una agenda común.

Este enfoque cada vez tendrá que ser más normal, pues ya vimos a la gobernadora Pavlovich reunida con la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero apenas el viernes pasado, con quien dijo además había alcanzado entendimiento y “grandes coincidencias a favor de Sonora”, a pesar de que en semanas anteriores la ex ministro de la Suprema Corte de Justicia en el país, manifestó su preocupación por la serie de reformas a la Constitución que se hicieron en la entidad.

De hecho en unos cuantos días esa relación con las nuevas autoridades irá en crecimiento, pues la gobernadora Pavlovich recibirá a Andrés Manuel López Obrador en el estado partir del próximo 21 de septiembre, en alguno de los puntos que tocará el presidente electo, en una extensa gira que incluye San Luis Río Colorado y Nogales en la frontera así como Guaymas y Cajeme en el sur del Estado, gira que habrá que decirlo, viene una vez que los nuevos alcaldes emanados de Morena, a decir Oscar González Yescas, Jesús Puyol, Sara Valle y Sergio Pablo Mariscal, ya estarán en funciones y enfrentando los distintos retos y duras realidad financieras que cada uno de esos municipios plantean.

Por eso está más que claro que en el nuevo escenario, el camino que ha elegido la gobernadora Pavlovich es distender la situación e ir por los encuentros, tender puentes y alcanzar acuerdos, pues al final del día lo que más debe importar, no es la agenda partidista, sino el trabajo que debe incluir a todos los sonorenses.

Decirlo es fácil para mi como observador, el detalle es ponerlo en práctica y asumir las decisiones del caso.

***

Por cierto quien se perfila con claridad para ser la próxima secretaria de Gobierno no es otra que Natalia Rivera Grijalva, que fue designada por la gobernadora Pavlovich como interlocutora con los gobiernos y parlamentarios emanados de Morena y sus aliados, y la misión no es menor, están en los 18 municipios ya mencionados, pero también como mayoría en el Congreso del Estado y con un total de 9 diputados federales de 11 en el Congreso de la Unión, no se diga con la representación en el Senado de la República.

Y el detalle es que como desconocieron a Miguel Pompa Corella, por considerarlo quien encabezó la guerra sucia y las campañas negras en su contra, aparece la figura de Natalia como un perfil serio y comprometido, una persona de trabajo, que no se anda con cosas y que tiene el encargo de darle resultados al estado.

Cuestión de tiempo.

***

Finalmente ayer se dio el que podríamos considerar el capitulo final de la polémica 61 Legislatura, se agotó una larguísima y tediosa agenda en el Congreso del Estado, donde lo más importante fueron los nombramientos, en primer lugar de los 2 magistrados de la Sala Superior del Poder Judicial del Estado, Elvia Zataráin Andablo y Javier Enríquez Enríquez.

Sin embargo no fueron los únicos, al ISAF como auditor interno se fue Sebastián Colio, al Congreso del Estado como subdirectora de Control Presupuestal, Ana Teresa Teros Hernández y en el mismo poder legislativo como subdirectora de la Tesorería entró Denisse Siqueiros Córdova.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Deja un comentario