En el Congreso de Sonora ¿Amor con amor se paga?

Pasión por los Negocios

Por Demian Duarte

Para la jornada legislativa de este jueves, todo indica que se viene un episodio nuevo de confrontación entre los que llegaron y los que no acaban de irse. Me refiero claro al proceso de cambio que se da en la sede del Congreso del Estado de Sonora, donde la nueva mayoría integrada por la bancada de Morena y sus aliados del PES y el PT en la Coalición Legislativa de 21 diputados, van por 3 posiciones clave en la administración y conducción del Poder Legislativo de Sonora, como son la Oficialía Mayor, la Dirección General Administrativa y la Dirección Jurídica.

No se trata de hechos fortuitos, de hecho es hasta común en el arranque de cada legislatura que se den los ajustes, aunque en los últimos tiempos esas posiciones se habían sostenido, Ángel Barrios García tiene por ejemplo 13 años como Oficial Mayor, tiene origen y filiación panista y se afianzó en el cargo desde la 57 legislatura, donde hubo acuerdos y concertaciones entre el panismo y el priismo y desde ese momento se instaló en el Congreso un bipartidismo de lo que podríamos llamar el PRIAN, que lo convirtió en un elemento cómodo y funcional a la estructura política de esos tiempos.

No es el caso de Carlos Felipe Lugo Grijalva, el director jurídico y encargado del diseño y sustento legal de los temas que se discuten en el pleno, pues él tiene apenas 4 años en el cargo al que llegó como sustituto de Daniel Nuñez Santos luego de que éste fuera elegido como integrante del Instituto Estatal Electoral. El corresponde como funcionario del Congreso a una realidad en la que el priismo ha dominado las legislaturas 60 y 61 y por supuesto resultó pieza fundamental para el trabajo de los diputados que recién fueron relevados.

El tercero en discordia es David Suilo Orozco, quien apenas tiene un año en el cargo y que llegó en sustitución de Ramón Moya Grijalva, quien ya tenía casi 18 años en el puesto y lo dejó para convertirse en auditor superior del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización. Para nadie es un misterio la cercanía del director administrativo del Congreso con el ex coordinador de la bancada del PRI en el Congreso, Epifanio Salido Pavlovich, con quien ha trabajado en distintas posiciones, como la Secretaria de Turismo en el sexenio de Eduardo Bours.

Hay otros cargos directivos en la balanza, como el del Contralor Interno, el de Comunicación Social y otros tantos, sin embargo en este momento no aparecen en la discusión (aunque esto puede cambiar de un momento a otro, pues dicen los clásicos que en el Congreso se mueve una pieza y el resto tiende a caer como castillo de naipes, pues todos están ahí en función de acuerdos políticos).

Y mire, nadie duda de la capacidad y profesionalismo de los funcionarios mencionados, el asunto no es personal, simplemente se trata de un signo de los nuevos tiempos y de la lógica que le comentaba ayer en este espacio de que el poder cuando se toma no es un accesorio, se tiene ahí para usarlo y tomar decisiones.

El asunto es que los 21 diputados de la Coalición Juntos Haremos Historia, que conducen Ernestina Castro Valenzuela, Jesús Alonso Montes Piña y Rodolfo Lizárraga están ya muy determinados a aventarse los movimientos y lograron además consensos con los integrantes de la bancada del PAN y con los diputados del MC y el PVEM a fin de conformar una mayoría arrasadora de 26 votos contra 7 que terminará por avalar esos movimientos.

El criterio es simple, ante la nueva realidad política y la correlación de fuerzas que está ha traído al Congreso del Estado, ellos necesitan gente que corresponda a su proyecto y que les permita llevar adelante la agenda legislativa que se han planteado, por lo que tienen proyectado colocar como Oficial Mayor a Adolfo Salazar Razo, quien ha conducido los procesos electorales de Morena ante el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Estatal Electoral, ignoro a quien se proyecte para la dirección administrativa y para la jurídica, sin embargo el criterio es el mismo, necesitan gente de su entera confianza para manejar el presupuesto de 700 millones de pesos que operará el Congreso en el 2019 y para diseñar las leyes y proyectos legislativos.

Ahora el detalle en el que se tendrá que reparar y de manera muy detenida es que de manera reciente (8 de agosto) la 61 Legislatura aprobó un paquete de reformas a la constitución y de pasadita a la Ley Orgánica del Congreso, que impiden que de alguna manera se hagan esos cambios, sin embargo este será un tema que se vaya a controversia constitucional, precisamente con el argumento de que no se puede imponer la voluntad del poder ejecutivo, sobre el Legislativo, de manera que además de hacer cambios, se trata de una estrategia jurídica a fin de que sean las instancias judiciales las que deban entrar al quite, pues se busca agotar la instancia del Supremo Tribunal de Justicia de Sonora y que sea al final la Suprema Corte la que dirima acerca de la constitucionalidad de esa norma.

El mitote se va a poner bueno y no es otra cosa que una respuesta legislativa a los rudos manejos de que fueron objeto los actuales diputados en funciones por sus antecesores hace apenas mes y medio.

En pocas palabras “amor con amor se paga”.

***

La Sagarpa más cerca de Ciudad Obregón

Al arranque de esta semana en la Ciudad de México se sostuvo una importante reunión, en la que participaron la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, la jefa de la oficina del ejecutivo, Natalia Rivera Grijalva y Jorge Guzmán Nieves, Secretario de Agricultura y Ganadería de Sonora, al encuentro comparecieron además los empresarios del sur de Sonora Arturo Bours Griffith, futuro senador de la República (asumirá el 1 de diciembre una vez que Alfonso Durazo tome licencia) y Hugo Camou Loera; junto a ellos, los diputados federales Javier Lamarque Cano, Heriberto Aguilar y Marco Carbajal.

El motivo de la reunión era aterrizar con Víctor Villalobos Arámbula los detalles de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del gobierno federal a Ciudad Obregón, tema que será uno de los grandes asuntos que ocurran en nuestro estado a partir del arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues se trata de recuperar para nuestro estado el título del granero de México y a partir de ese proceso traer políticas que impulsen la productividad del campo en la entidad.

Hoy en día Sonora es muy exitoso en la producción de alimentos, de hecho produce de todo y con un valor de 3 mil millones de dólares que van al mercado nacional y de exportación, que además se producen con los más altos estándares de sanidad e inocuidad, por lo que la idea de López Obrador y su equipo de basar en nuestro estado la nueva política orientada a que México tenga autosuficiencia alimentaria no es para nada descabellada.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.