Privó corrupción en obras públicas en Hermosillo, pero eso se acabó: Célida López

La presidenta municipal denunció que obras se facturaban 2 y hasta 3 veces y que había moches de hasta el 30% en los gobiernos de Manuel Ignacio Acosta y Alejandro López Caballero

por Demian Duarte

En Hermosillo ya no se permitirán “moches” ni actos de corrupción, por lo que se cambiará la situación de la capital de Sonora, de una situación de ruina a una ciudad que se levanta, aseguró Celida López Presidenta municipal, al arrancar la segunda etapa del plan emergente de bacheo con el que se dividió a l zona urbana en 29 áreas en las que se invertirán 25 millones 400 mil pesos.

La alcaldesa ofreció un mensaje en el que señaló a las administraciones de Manuel Ignacio Acosta y Alejandro López Caballero de haber dejado al municipio hecho una ruina en vialidades, en servicios públicos, parques y jardines, seguridad y sus finanzas, por lo que dijo que se ha emprendido en su gobierno un plan de recuperación que se sustenta en la eficacia del gobierno en la aplicación de los recursos, pero también en poner el ejemplo y actuar honradamente.

López Cardenas dijo que en los pasados 6 años se pedían moches del 10, del 20 y hasta el 30 por ciento para la asignación de obras y que no se dejaba un solo contrato con sin tocar, y que incluso hubo obras que se facturaron 2 o hasta 3 veces.

Aquí no estamos haciendo negocio, no se pide un centavo a nadie porque no se puede gobernar con la mentalidad de hacer un negocio con todo; va a ser muy difícil y complejo sacar adelante a Hermosillo con esta deuda pública, pero si les puedo decir que ya se nota la nueva manera de hacer gobierno, no venimos a llenarnos el bolsillo y hacemos las cosas con las herramientas que tenemos a mano”, recalcó.

Dijo al personal de obras públicas del municipio que enderecen la historia y dejen atrás la narrativa de la corrupción y los moches, porque dijo hoy quienes emprenden el viaje en su gobierno, podrían no terminar el trienio, porque en su gobierno ese tipo de actos y actitudes de enriquecerse y hacer negocios a costa del erario y las obras no tendrán cabida.

“Aquí no debe haber moches, no debe haber favoritismos, tenemos que hacer las cosas bien”, anotó.

Es ahora o nunca Hermosillo no aguanta una administración como la pasada o la antepasada, recibimos rezagos de varias administraciones y somos la cuarta ciudad más endeudada del país, y no nos comparamos con Guadalajara, Monterrey o Tijuana. Los anteriores gobiernos no veían por el desarrollo de la ciudad, por mejor drenaje, o calles, o por servicios, no trabajaban con visión de servicio, manifestó.

La presidenta municipal dijo que no vacilará en ser ruda y fuerte al respecto y que solo trabajará con quienes quieren hacer las cosas bien.

Acotó que tendrá un presupuesto limitado, aunque buscará ahorros hasta por 320 millones de pesos en un presupuesto que para el 2019 —anticipó— será ligeramente superior a los 3 mil millones de pesos.

Comentó además que las obras que se hagan en Hermosillo serán con recursos propios y de la federación, pues no espera, ni quiere depender de recursos del estado, por lo que llamó a los ciudadanos de la capital a ser cumplidos y asumir su responsabilidad en el pago de prediales y otros conceptos que son la recaudación propia.

Adelantó que se buscará ir a profundidad en el cobro del derecho de 8% por espectáculos y que también eventos como la temporada de base ball de los Naranjeros o la Expo Ganadera, deberán de pagar ese derecho.

“Hay una gran cantidad de empresarios y millonarios que están acostumbrados a servirse con la cuchara grande y no pagar lo que deben pagar, hay impuesto por evento, que nadie cumple los eventos requieren del 8%”, acotó.

Célida López dijo que tiene 3 años para rescatar nuestra ciudad y transformarla, y que esto lo hará con honestidad y gran sentido de solidaridad.

“Esta ciudad se va a levantar y nosotros vamos a ser una autoridad moral”, recalcó.

Deja un comentario