Leucemias agudas representan uno de cada tres cánceres infantiles

65% de los cánceres infantiles se diagnostican en etapas muy avanzadas.

La citometría de flujo es una técnica que permite la detección y monitoreo oportuno de la leucemia.

Ciudad de México, 11 de febrero 2019.- En México, cada año se presentan alrededor de 5 mil a 6 mil casos de cáncer en la población infantil y juvenil, de los cuales, el 52% son leucemias, de acuerdo con el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia.

Desafortunadamente, el 65% de los casos son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad y los cánceres pueden tener un pronóstico más favorable con una sobrevida más alentadora cuando los diagnósticos son realizados en etapas tempranas, para brindar el tratamiento necesario de manera eficaz y eficiente.

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se conmemora el 15 de febrero, el Dr. Pedro Arturo Zárate Rodríguez, médico hematólogo, jefe del Laboratorio Clínico del Hospital Central Sur de Petróleos Mexicanos y Coordinador Médico del área de hematología del Laboratorio Diagnomol, señala que “los síntomas más característicos de las leucemias en pacientes pediátricos son dolor de cabeza, fiebre, pérdida de apetito y peso, anemia, sangrados y moretones espontáneos, dolor óseo y cambios en la conducta habitual”.

Existen diversos tipos de Leucemias, pero son las Linfoblásticas agudas (LLA) las que se presentan con más frecuencia en los niños que tienen entre dos y nueve años; la leucemia mieloide aguda (LMA) es menos frecuente y se presenta entre los 4 y 12 años e impacta incluso hasta la adolescencia.1

Una de las pruebas de detección que más favorecen el diagnóstico oportuno es la citometría de flujo, “técnica empleada por los hematólogos que permite realizar un diagnóstico más preciso de las células que podrían estar enfermas, porque permite la medición de múltiples parámetros celulares para identificarlas mejor: tamaño, forma, complejidad, y expresión de las proteínas de sus paredes, indica el Dr. Zárate Rodríguez.

Esta tecnología otorga la ventaja de confirmar y clasificar las leucemias de acuerdo a las características de las células. El diagnóstico por la morfología y la confirmación y clasificación de las células por la citometría permiten pronosticar de manera más certera el curso del padecimiento, el tipo de tratamiento necesario para el mismo y evaluar el grado de respuesta que cada paciente va logrando, midiendo las células leucémicas residuales hasta, de ser posible, ya no detectarlas.

Con esta técnica se hacen pasar las células u otras partículas en suspensión alineadas de una en una por delante de un haz luminoso. Las señales luminosas detectadas se transforman en impulsos eléctricos que se amplifican y se convierten en señales digitales que son procesadas por una computadora.

En consecuencia, se asigna y grafica cada célula a un grupo específico, con el que comparten propiedades comunes. Una vez que las células de interés han sido distinguidas de los otros tipos celulares, se puede usar la inmunofluorescencia para determinar la proporción o el número de células que poseen un determinado marcador, por ejemplo, el que puedan expresar anormalmente las células cancerígenas.

La citometría de flujo, en detección de leucemias, otorga a quien la realiza e interpreta la prueba, información de las expresiones anormales respecto a las células normales que proliferaron pese a su inmadurez, causando cáncer.

Por otro lado, agregó “la citometría de flujo, la biología molecular y la citogenética son técnicas que brindan información relevante de la célula cancerosa o leucémica y por ello son complementarias. Este método debe estandarizarse, es decir realizarse siempre de manera igual y uniforme en todos los laboratorios de citometría que trabajen diagnosticando y clasificando las enfermedades hematológicas”.

Cada persona que pudiera padecer leucemia u otro tipo de cáncer en México debería tener acceso a una citometría de flujo. El papel que desempeña es muy importante, ya que permite llevar a cabo una evaluación y seguimiento constante de leucemias agudas, leucemias linfocíticas crónicas y otras enfermedades hematológicas; y la determinación de fenotipos propios de la población leucémica. Del mismo modo, se ha demostrado útil en el seguimiento de la recuperación inmune tras el trasplante de médula ósea y en el monitoreo terapéutico de los pacientes con dichos padecimientos, lo que conocemos como enfermedad mínima residual.

Referencias:

1. American Cancer Society. ¿Cuáles son las estadísticas importantes de la leucemia en niños? Disponible en: https://www.cancer.org/es/cancer/leucemia-en-ninos/acerca/estadisticas-clave.html. Consultado el 5 de febrero del 2019

2. Organización Panamericana de la Salud. Cáncer infantil en México. Disponible en: https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2017/Cancer-infantil-en-MEXICO.pdf. Consultado el 5 de febrero del 2019.

3. Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia. Cáncer infantil en México. Disponible en: https://www.gob.mx/salud/articulos/cancer-infantil-en-mexico. Consultado el 5 de febrero del 2019.
4. Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias. Citometría de flujo: vínculo en tre la investigación básica y la aplicación clínica. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/iner/in-2004/in041g.pdf. Consultado el 30 de enero del 2019

5. Revista Cubana de Hematología, inmunología y hemoter. Metodología aplicaciones de la citometría de flujo para el inmunofenotipaje de las células agudas. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/hih/v31n3/hih03315.pdf. Consultado el 30 de enero del 2019.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.