México es deficitario en cuidar la salud mental

Se necesitan 12,000 especialistas en el país, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

“Los psiquiatras somos raros, no en el concepto de extrañeza, sino de frecuencia”, aseguró el doctor Jeremy Bernardo Cruz Islas, miembro de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, adscrito al programa de salud mental en la Clínica Especializada Condesa.

“México tiene alrededor de 4,600 psiquiatras en todo su territorio, pero requeriríamos de 12,000. Yéndonos a las estadísticas mínimas de la Organización Mundial de la Salud, se necesitan 6,500. Tenemos un déficit importante de psiquiatras”, dijo.

Esto fue motivo de discusión durante el 8° Encuentro de Neurociencias en Guadalajara, Jalisco, a donde alrededor de 400 médicos de toda la República mexicana acudieron para generar el vínculo con otras especialidades y destacar la importancia de la salud mental.

México, deficitario en salud mental
De los 4,600 psiquiatras, sólo 1,400 trabajan en el servicio público; 60% de los especialistas se distribuye en Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Nuevo león. Sólo la alcaldía Benito Juárez de Ciudad de México concentra 20% del total.

La mayor parte de los estados presenta déficits de psiquiatras superiores a 90 por ciento. “Definitivamente no hay abordaje de la salud mental en el primer nivel de atención, ni en zonas rurales y suburbanas”, confirmó el especialista.

Además, del presupuesto de salud en el país, sólo se asigna 2% a la salud mental. De este monto, 80% se destina a la operación de los hospitales psiquiátricos. En el país hay 46, “pero no todos funcionan y no todos con la misma calidad (modelos modernos y avanzados)”, añadió.

Tampoco hay un enfoque específico a la salud mental en las universidades. El promedio de los temarios de psiquiatría y salud mental es de alrededor de 4%, y en los siete años de estudio se le dedica una semana al tema.

La depresión, en auge

En contraste, la enfermedad más incapacitante hoy para países de ingresos altos es la depresión. Quita alrededor de 65 días al año, más los riesgos que se tienen de suicidio y otras morbilidades. Para México se ha estimado que los trastornos psiquiátricos ocupan el quinto lugar como carga de enfermedad. La depresión afecta a alrededor de 10% de los mexicanos, y es la tercera y cuarta incapacidad, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2011. De igual manera, se requieren nuevas encuestas, porque las prevalencias pueden haber ascendido.

Lo que es claro es que 30% de los mexicanos en algún momento de su vida se ha deprimido, alrededor de 33 millones de personas. “Lamentablemente de estos millones solamente uno de cada 10 va a recibir servicios de atención mental”.

¿Qué lo han provocado?

El doctor Cruz Islas aseguró que en los últimos tres sexenios hemos sufrido violencia que ha dejado 300,000 muertos y 500,000 desaparecidos. Esto ha destruido el tejido social y ha generado la aparición de trastornos que no se veían de forma frecuente. Por ejemplo, las situaciones con violencia generan un incremento en las adicciones. “Alrededor de 10% de la población en México ha consumido algún tipo de sustancia. Estos son otros 13 millones de personas. De éstas las más consumidas son alcohol, cannabis y coca, con sus respectivas mezclas (la prevalencia cambia por ciudad)”, detalló.

Otras situaciones son los desastres naturales, población adulta mayor, depresión perinatal o posparto, “pues una mujer en estas condiciones equivale a una madre muerta”, también pertenecer a una minoría étnica o sexual. Para que un paciente psiquiátrico llegue con un especialista pueden pasar de 1 a 5 años para depresión; para trastorno obsesivo compulsivo, de 1 a 7 años; con esquizofrenia, de 1 a 9 años, y un paciente transgénero deja pasar hasta 20 años.

“Hoy no sabemos si estamos mejor o peor”, agregó el doctor. “Suponemos que estamos peor, porque hemos sobrevivido tres décadas de violencia inaudita, pero no lo sabemos”.

Comentó que tenemos poco acceso, pero puede cambiar: “Requiere de mayor presión por parte de todos, gritar que hay una necesidad y tenemos que invertir”. Por cada dólar que un gobierno invierte en salud mental se retribuyen 7. “Es una buena inversión”. En un país como México se requieren de 1 a 5 dólares para tener un buen programa de salud por habitante.

Concluyó: “Tenemos que priorizar por las enfermedades de mayores prevalencias e incapacidad. Históricamente por interés es muy difícil meter los temas de salud mental. Como médicos psiquiatras tratamos la enfermedad por medio de signos y síntomas que son revisados por la entrevista clínica, no por estudios de laboratorio, en este sentido, es muy difícil meter temas de salud mental, pero cada vez se demuestra más la urgencia de un abordaje multidisciplinario, es clave”.

por Nelly Toche-El Economista

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.