A Morena por asalto

por Arturo Soto Munguia

Además de los asuntos de gobernabilidad que se le están complicando en algunos municipios, y las fisuras en una coalición con cada vez más signos de ruptura en el Congreso del Estado, sobre Morena se cierne la sombra de una eventual pérdida de identidad si, como todo parece indicar, algunos personajes sumados de último momento concretan sus intenciones de tomar el partido por asalto.

Después del avasallador triunfo electoral del año pasado, Morena es hoy por hoy, el manjar más apetitoso y sin duda alguna redituable en lo político y lo económico, de cuantas siglas existen en la competencia electoral.

Desde mediados de 2017, de Huatabampo a San Luis Río Colorado Morena fue sumando cuadros de otros partidos. No hablamos de las fuerzas coaligadas (PT y PES) aunque esa es una historia similar, sino de personajes con solvencia económica en algunos casos; en otros, con experiencia en lides electorales y la operación que ellas conllevan.

Poco importó la afinidad ideológica y/o política. Morena venía de una elección en la que pasó prácticamente inadvertido. Como candidato a la gubernatura, Javier Lamarque tuvo un papel que apenas rebasó lo testimonial; en Hermosillo su candidato Jacobo Mendoza obtuvo 5 mil votos; no ganó un solo distrito local y mucho menos uno federal. Le alcanzó para un plurinominal en la legislatura de Sonora, José Ángel Rochín, que resultó electo en una tómbola y de inmediato entró en conflicto con la dirigencia de su partido, que le abrió un juicio de expulsión.

En resumen, Morena no tenía cuadros propios, competitivos y con solvencia para hacer frente a una campaña que orientaría prácticamente todos sus recursos a la candidatura presidencial.

Así como empezaron a acercarse, y a sumarse luego como candidatos y operadores mediáticos y en tierra personajes provenientes del panismo, y más concretamente, del padrecismo derrotado que no terminaba de lamerse las heridas de 2015 y veía en esta coyuntura la oportunidad de cobrarse la revancha con su verdugo, el PRI actualmente en el gobierno.

A los padrecistas que se sumaron a Morena, ya apareciendo públicamente, ya operando tras bambalinas, la jugada les salió bien. Lograron muchas posiciones y lo mismo sucedió con los aliados del PT y el PES. Morena, como cabeza de la coalición, no puede decir lo mismo pues cualquiera supondría que se llevaría la tajada más grande del pastel y no fue así.

La prueba más fehaciente es la minoría en la que terminaron convertidos en el Congreso local, después de llegar liderando una coalición que ganó 20 de los 21 distritos electorales. Y de los diputados federales, además de Lorenia Valles que es la que acredita más trabajo, y de Wendy Avilés que tuitea mucho, es muy poco lo que se sabe del resto. Los senadores Lilly Téllez y Arturo Bours, ninguno es de Morena; la primera incluso los ha enfrentado en temas como el aborto o la legalización de drogas, y el segundo se pronunció en contra, inicialmente, de la cancelación del aeropuerto.

Otros tantos que tenían la esperanza de que al triunfo de la cuarta transformación serían integrados en lo que prometía ser una gran bolsa de trabajo en el gobierno federal, han visto cómo se desvanecen sus expectativas después de conocer el memorándum que cancela nuevas plazas y congela las que habrán de desocuparse.

Mientras todo esto sucede, hay indicios de que personajes cuyo origen es distinto a Morena, se aprestan a tomar las riendas del partido en Sonora, con más experiencia en el tema que aquellos acostumbrados más bien a ser oposición y no gobierno; muy duchos en las grillas internas, el asambleísmo universitario y la lucha callejera, pero hoy encandilados con la real politik.

En breve se abrirá el proceso para renovar la dirigencia estatal de Morena y los comités municipales. Ahí se verá de qué están hechos todos ellos, y si el guinda de Morena comienza a mutar a azul…

II

En vísperas del Día de las Madres, la gobernadora Claudia Pavlovich encabezó el arranque del programa Soy Pilar, mediante el cual se otorgarán créditos sociales hasta por 25 mil pesos a mujeres jefas de familia, así como capacitación para iniciar o ampliar sus propios negocios.

En Sonora, uno de cada tres hogares es sostenido por mujeres no sólo en lo económico, sino en todos los ámbitos que implican la vida en familia, y éstas no siempre tienen los apoyos necesarios para solventar las necesidades cotidianas.

Este programa destinará 6 millones 650 mil pesos en créditos blandos, sin avala ni garantías, a 36 meses y con dos meses de gracia sobre capital, con opción a nuevos créditos por pronto pago.

Cientos de mujeres se dieron cita en la arboleda del Conti (centro ceremonial yaqui) en Cócorit para conocer este programa de la Secretaría de Desarrollo Social en Sonora que encabeza Manuel Puebla quien las llamó a no ver más sus sueños como sueños, sino que empiecen a creer que se pueden lograr y que en verdad les va a cambiar su calidad de vida.

Por allí nos tocó saludar a la comisionada e Vivienda, Elly Sallard y al de atención a pueblos y comunidades indígenas, Antonio Cruz, artífice de la presencia de siete de los ocho gobernadores yaquis en el evento.

También el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal Alvarado, quien agradeció el apoyo de la gobernadora Claudia Pavlovich y señaló que continuará el trabajo coordinado también con el gobierno federal para beneficiar a las mujeres de Cajeme.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.