Ecos de la boda de la década (los que fueron y los que no)

Pasión por los Negocios

por Demian Duarte

Gran revuelo causó este fin de semana la noticia de la boda de Jaime Alán Padrés Dagnino, hijo del ex gobernador Guillermo Padrés Elías, con una joven de nombre Erika Esqueda Pavlovich, que es sobrina de la gobernadora Claudia Pavlovich.

Claro nada de novedoso tendría un enlace entre dos jóvenes que han decidido compartir sus vidas de no encontrarse el evento en medio de una trama política, jurídica y económica que ha mantenido a la opinión pública los últimos 4 años al filo de la butaca, es decir las noticias que se filtran constantemente desde la barandilla y que luego por empuje de los interesados se convierten en notas y escándalos nacionales, además claro está la reciente libertad del ex gobernador que aún está obligado a acudir al juzgado del Reclusorio Oriente de la Ciudad de México a firmar cada 15 días y a portar un brazalete electrónico que lo mantiene localizable 24 horas 7 días a las semana, además de que no puede salir del país.

Sume usted para disfrute del público que la boda se celebró en la Catedral Metropolitana de Hermosillo, lo que significa que existe el evidente favor del alto clero, pues nada de esa trascendencia ocurre ahí sin el visto bueno del arzobispo Muy Rendón, encima de que el padre que oficio la misa fue ni más ni menos que el rector del Seminario Mayor, el presbítero Daniel Millán Lanz, algo que es muy común en los enlaces de alta sociedad, pero que por supuesto tiene un significado y lectura.

Ahora si hablamos de las circunstancias, no deja de ser irónico que la fiesta se haya celebrado en la finca conocida como “Hacienda Aquiles” que se ubica en San Pedro El Saucito (zona rural oriente de Hermosillo) y que fue decomisada por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora en el 2016, con gran despliegue mediático y mucha publicidad, pues se trataba de la prueba inequívoca (así lo decía la FAS a cargo de Odracir Espinoza, a quien no invitaron a la boda por cierto) de la corrupción descarnada y los grandes lujos que a costa del erario público se podía dar el ex mandatario.

El hecho es que la Hacienda con todo y caballos se la tuvieron que regresar a Guillermo Padrés y su familia, pues no se encontraron pruebas de que fuera adquirida con dinero malhabido, por lo que hay el ex mandatario disfruta de ella e incluso se dice que ahí es donde vive actualmente.

Por supuesto lo más llamativo fue el enlace entre las 2 familias políticas de mayor influencia en el estado en los últimos 10 años que han protagonizado un fuerte agarrón y que hoy parecieran haber alcanzado la paz entre ellos, pues una boda entre ellos, no es un asunto menor.

Ayer por cierto la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano me reclamó por una inexactitud en la nota informativa que publiqué el domingo por el enlace, y es que mis informantes dentro de la fiesta me aseguraron que estuvieron ahí sus tres hijas y que la mandataria por obvias razones no fue al evento social del año, sin embargo si envío sus parabienes a los novios y algún regalo para que decoren su hogar, como corresponde a una tía cercana de la novia. La gobernadora me señaló que sus hijas mayores no tienen el don de la ubicuidad pues están por razones de estudios fuera de Hermosillo, e incluso una de ellas fuera de México, aunque sí estuvo la menor de sus 3 hijas, razón por la que le ofrecía una disculpa por el error y las molestias que esto pudiera provocarle en su persona o su familia.

Sin embargo, la mandataria me confirmó lo que decía en la nota, que Erika Esqueda Pavlovich es muy cercana a sus afectos “es mi sobrina muy cercana, es como mi hija y le tengo gran aprecio”, me dijo la jefa del poder ejecutivo estatal.

Y claro más allá de esa imprecisión que se dio a raíz del secretismo en que se dio el enlace, no he recibido alguna otra aclaración o desmentido.

El evento claro más allá de haberse convertido en una nota de sociales que reunió a una buena parte de la alta sociedad hermosillense, también ofrece líneas políticas muy interesantes, pues a pesar de que el ex gobernador Padrés Elías cayó en desgracia y obviamente no tiene posibilidades de revivir en la política, es un hombre que posee muchos contactos y mucha información, por lo que no es alguien que esté indefenso, o que carezca de influencia política en el estado.

De hecho la presencia ahí de Ricardo Mazón Lizárraga y de Roberto Ruibal Astiazarán son muy significativas, lo mismo que el hecho de que el padrino del enlace fuera Fausto Pavlovich Dannese.

Lo interesante es también como está la correlación entre los panistas y los padresistas, pues se sabe que hubo notorias ausencias y muy notables presencias, lo que tiene fuertes lecturas, respecto al estado actual de esa fuerza política, fragmentada y muy parecida a los balcanes, donde cada quien tiene su grupo y busca hacer valer su fuerza si que haya un factor que logre cohesionarlos.

Entre los que no acudieron ya sea porque no los invitaron o porque no se sienten cómodos cerca del ex gobernador, están Javier Gándara Magaña, Damián Zepeda Vidales, Ernesto Munro Palacio, Ramón Corral Ávila, ni Moisés Gómez Reyna.

Tampoco estuvieron en la lista de invitados los diputados Gildardo Real Ramírez, Alejandra López Noriega o Eduardo Urbina.

Por supuesto la presidenta municipal de Hermosillo se unió a la gobernadora Claudia Pavlovich en la prudencia y aunque es casi seguro que recibido invitación, se sabe que el fin de semana anduvo en Baja California.

Ahora la lista de los que si fueron requeridos no debiera sorprender a nadie, aunque al haber sido por años prófugos de la justicia, o al menos señalados por presuntos delitos por supuesto que hacen que más de uno lea con atención sus nombres, pues fueron convertidos en los enemigos públicos número 1, 2, 3 y los que se acumulen en Sonora, perseguidos y señalados sin piedad.

En primera fila el exalcalde de Hermosillo Alejandro López Caballero, además del ex senador y ex titular de Hacienda Carlos Villalobos Organista, el doctor Bernardo Campillo ex secretario de Salud, Jorge Morales Borbón ex coordinador de Comunicación Social, Teresa Lizárraga ex diputada y polémica ex directora del Isssteson, el exdirector del deporte Vicente Sagrestano y los exdiputados Javier Neblina Vega y Luis Nieves Robinson Bours, el ex dirigente del PAN Juan Valencia Durazo, el ex tesorero Mario Cuén y el ex director del Fideicomiso Impulsor David Tinajero.

La lista de invitados incluyó a Roberto Romero López y su esposa Mónica Robles Manzanedo y la verdad es que es tan larga, que ocuparía de otra columna para mencionarlos a todos, aunque lo que sí abundó en el encuentro fue el poder económico, pues la mayor parte de los presentes eran empresarios de toda índole, tanto los beneficiarios del padresismo, como muchos otros que hicieron sus fortunas en los sexenios de Manlio Fabio Beltrones, Armando López Nogales y Eduardo Bours Castelo.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.