Morena en Sonora, un barco a la deriva

Percepción

por David Parra

“Se puede tener el arma más poderosa y potente a disposición, pero cuando no sabes utilizarla, seguramente terminarás abatido con ella en la mano, hasta con una piedra lanzada con una honda” (o Kawasaki)

Para poder ser competitivos en la reciente elección, los encargados de coordinar al partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) en Sonora, tuvieron que ampliar su horizonte más allá de las fronteras del partido.

Esto abrió la puerta a personajes que fueron desprendiéndose de las entonces fuerzas mayoritarias -para decepción de sus impulsores y militantes originales-, así como a otros procedentes de orígenes diversos principalmente ligados al empresariado que vieron en la coyuntura una posibilidad latente de consolidar sus particulares intereses y de grupo, más allá de la mística de la alternativa impulsada por Andrés Manuel López Obrador.

Luego entonces tenemos en Sonora como principal fuerza política a un partido integrado por bloques diversos y contrastantes en algunos casos, que nueve meses después, no han sido capaces de consolidar lo que el proceso electoral les entregó como maná caído del cielo gracias al arrastre del ahora Presidente.

Y no resulta una exageración el plantearlo de esa manera, ya que la mayoría de las candidaturas se obtuvieron debido a la votación ciega, mayormente, de una masa acrítica desligada de la política, que reaccionó a estímulos sin razonar en la valía democrática del voto diferenciado, ni tener plena conciencia del poder que ejercieron el día de la elección para conferírselo responsablemente a sus nuevos depositarios.

Los primeros sorprendidos del resultado de este ejercicio fueron los propios candidatos que acompañaban al ahora Presidente bajo las siglas de Morena, quienes contra absoluto pronóstico en muchos casos obtuvieron el acta de mayoría que les acreditaba como ganadores indiscutibles tanto en municipios, diputaciones locales, federales y en el propio senado.

Reza la popular conseja que “no es lo mismo ser borracho que cantinero”, de igual manera no es lo mismo ser oposición que gobierno y como prometer no empobrece desde la cómoda plataforma de una candidatura, a la hora de tener que improvisar, simple y llanamente no salen las cuentas; tanto las financieras como las políticas.

En este lapso, hasta donde la vista alcanza, el ejercicio político y de gobierno de Morena da más para la crítica y la anécdota que para los aplausos, lo cual más temprano que tarde corre el riesgo de quedar patente en el ánimo del confundido electorado, de no surgir de entre sus propias filas una figura capaz de darle rumbo y consistencia a una marca emergente que llegó a la cúspide del poder el 2018 y que ahora no haya que hacer con eso.

En nuestra percepción en el ámbito de lo municipal, han trascendido más los hierros, abusos y precariedades para atender los reclamos de una sociedad que recibió audaces ofrecimientos sustentados en la entonces segura y después fallida falibilidad y que ahora constasta que era más de lo mismo, mientras las nomenclaturas ganadoras se truenan los dedos ante la ausencia de un apoyo efectivo del plano federal y una inviabilidad financiera que ahoga cualquier buena intención.

Agregue usted a esta fórmula trágica el ingrediente del origen de algunos de esos gobiernos que ahora desde su propia entraña están siendo impugnados por aquellos que se conciben como morenistas de cepa y que reclaman privilegios y posiciones a llanto abierto sin reparar en el alto costo que representa su pequeñez para lo que debería ser prioridad por consolidarse como fuerza política para un proyecto de largo plazo en el que, a lo mejor, aprenden algo de política.

En el congreso local las cosas no andan mejor a pesar de lo irónico que resulta que habiendo obtenido la mayor parte de las diputaciones en la coalición entre Morena, PT y PES, ahora, además de un diputado expulsado y dos o tres grupos de entre ellos que quedaron confrontados por pugnas partidistas, con lo que las pierden de todas todas y no se ve un rumbo definido que lleve a alguna parte los esfuerzos aislados de quienes pudieran componer el destino de esta rara caja de pandora, ante la pequeñez de pensar en las ínsulas de poder internas por encima de un urgente cambio cualitativo que parece no avizorarse.

Se dice que el pastor de los morenistas y depositario del poder político de la marca sigue siendo Alfonso Durazo, lo cual cuesta creer considerando que Alfonso ya es harina de un enorme y pesado costal que en las responsabilidades que acaparan ahora su tiempo y esfuerzos, remotamente pudiese dejar espacio para dirigir con algún grado de éxito algo tan complejo como un partido político que encima de ello ostenta una composición a la vez bastante enmarañada donde confluyen y contrastan origen y proyectos; simplemente no es posible, y creer que un gerente bonachón y bien intencionado puede sustituir sus capacidades para mantener lo que con tanto esfuerzo se ha logrado por quienes colaboraron con ello, ya está quedando claro que es una especie de autoengaño que puede tener efectos muy costosos en un futuro ya no tan lejano para esta aún endeble fuerza política por lo pronto mayoritaria.

Bytheway

Matrecitos

Hace unos días tuvimos en el pródigo mesón de “Los Grillos” al diputado por Morena Martín Matrecitos, quien compartió el pan, los peces y la grilla en un recuento en el cual coincidimos y diferimos queriendo entender lo que ocurre en el Congreso Local donde vaya que ha habido tela de dónde cortar y repartir al más puro estilo de Don Ramón Zavag.

El Maestro en artes ahora flamante legislador ratificó nuestra percepción del nivel y alcances de su liderazgo, el cual le hemos dimensionado desde que tenemos registro de su trayectoria como hombre auténtico de visión social demócrata que ha fumado de la misma desde que se parió en el mundo del activismo social.

Si algo necesita Morena en el congreso es quien entienda los márgenes de maniobra de la política con la suficiente conciencia de cuando librar una batalla y cuando ceder para lograr al menos algún avance en aras del bien común o un propósito mayor por encima de mezquindades o confusiones. Un gusto saludarle de nuevo en Libre Opinión.

Mejores vías, viejas mañas

Con la puesta en operación del libramiento con el que se desahogará principalmente el tráfico pesado que actualmente cruza la ciudad desnaranjada provocando que nuestras vías de circulación se vuelvan lentas y peligrosas en el área sur hermosillense, la Gobernadora se anota un diez en cuanto a su gestión para resolver un gran problema de circulación que ni con ristras de ajos colgados en los semáforos del Boulevard de los ganaderos, aunque esto lo enturbia el hecho de que persista incluso en estos tiempos la terca necedad por parte de SCT de mantener el cobro de peaje en caminos y puentes respetando y promoviendo contratos que al igual que el NAIM pudieran cancelarse con la voluntad del santo varón.

Es necesario que nuestros Senadores y Diputados Federales atiendan la necesidad de echar abajo estos centros de recaudación doble que, además, se han comprometido con contratos privados de dudosa legitimidad que explotan el bolsillo de la población bajo estos arreglos que suelen ser más que turbios.

Ouch!!!

Vaya que Germán Martínez le pone el cascabel a un gato muy mañoso y con ello exhibe el proyecto (o como se le pueda llamar) de la 4T que en materia de salud está llegando al point of known return, que es aquel punto donde llegan los barcos en su travesía y del cual ya no vale la pena regresar, pase lo que pase.

Me parece que su renuncia, más allá de lo ético, tiene que ver con lo estético del modelo centralista y acaparador que define a estilos de gobierno como el actual, los cuales invariablemente terminan por entorpecer y frenar la acción institucional, así como generar cotos de poder en unos cuantos que lo ejercen regularmente a su muy particular criterio.

Germán se bajó del barco a tiempo y con los pelos de la burra en la mano, lo cual podrá desestimarse por el propio AMLO… allá él y acá el respetable que entre fifís y chairos consientes y bien nacidos distinguen entre lo que tiene sustento y lo que nomás no.

¡Este barco empieza a hacer agua en las áreas críticas de la función de gobernar, seguridad, educación y salud y está acelerando hacia el punto sin retorno… Aguas!!!

@dparra001

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.