¿Por qué la economía de Sonora se frena?

Pasión por los Negocios

por Demian Duarte

Muy interesante la visión del titular de la Secretaría de Economía en Sonora, Jorge Vidal Ahumada respecto al momento actual de Sonora en materia de desarrollo y crecimiento y es que no se puede creer que a pesar de que hay generación de empleos y una sensación de mayor bienestar la economía del estado se mantenga estancada a nivel de indicadores.

El hecho es el siguiente, entre el primer trimestre del 2018 y el primero del presente año, la economía de Sonora se mantuvo estática, no cayó, pero tampoco creció y vale 570 mil millones de pesos, a pesar de que evidentemente en ese mismo periodo se ha captado inversión y se han generado alrededor de 20 mil empleos.

Las razones para ese estancamiento son múltiples, desde la indefinición de Ford Motor Company, hasta la baja en los precios de los metales en los mercados internacionales lo que le da baja movilidad al sector minero, que es el principal en la economía del estado.

Sin embargo al mismo tiempo se ha fortalecido el mercado interno y se han generado condiciones de mayor calidad de vida para muchas familias sonorenses, derivados primero de mejores oportunidades de empleo por una parte y por la otra del acceso a esquemas diseñados por el gobierno federal, como los incentivos en la frontera con mayores salarios y menores impuestos, o bien los esquemas de becas, apoyos a los adultos mayores y demás incentivos que promueve el gobierno federal.

Evidentemente no se puede, no se debe, cuestionar el papel de Inegi como el gran recopilador de datos y el estándar aceptado por todos para definir como van las cosas en materia de crecimiento; más bien lo pertinente es observar como es que un estado tan rico y diverso en lo económico como es Sonora se viene quedando con rezago y qué es necesario hacer para empujar su economía.

El propio Vidal Ahumada ofreció una clave que me parece importante de ver y es que los empresarios sonorenses se han involucrado escasamente en la lógica de la innovación y el desarrollo y se han quedado en el ámbito del comercio y los servicios, invierten en grandes proyectos inmobiliarios, pero no se meten a fondo en los procesos de industrialización e innovación tecnológica, lo que limita su incorporación en la dinámica de mayor desarrollo.

En ese criterio es evidente que el fenómeno económico se ralentiza, al ser empresas de capital extranjero y nacional las que son las de mayor influencia en el momento económico, lo que significa que si bien se genera riqueza, está también se va y solo queda en Sonora el equivalente a la derrama por sueldos y salarios.

No por nada el sector más dinámico de la economía estatal es en este momento el campo, un área tradicional, que sin embargo tiene poco impacto en el crecimiento, ya que a pesar de que el sector primario creció a una tasa del 11.9% en ese primer trimestre, la verdad es que es un sector que apenas representa el 7 por ciento del valor de la economía sonorense en su conjunto, y es el sector donde más presente está el capital estatal.

Es por eso que hace falta una sacudida a como participa el capital sonorense en el desarrollo económico, en la generación de empleos y en la creación de valor, y no hablo solo del gran capital, se trata de una revolución que es necesaria desde las pequeñas y medianas empresas, que tienen que sacudirse el polvo y entrarle de lleno a un involucramiento con los segmentos de la economía estatal que tienen mayor potencial.

Por ejemplo estableciendo una red de valor a partir de la enorme riqueza mineral del estado, que es algo que no existe, por ejemplo involucrándose de lleno como proveedores de los sectores automotriz y aeroespacial.

Correspondencia a demiandu1@me.com

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.