Padrecistas: inquilinos incómodos en Morena

por Arturo Soto Munguia

Además de las que ya muy citadas causas de la debacle del PRI en Sonora, una sobre la que no se ha bordado mucho es la pérdida de foco que los llevó a mantener hasta el último momento, la idea de que el enemigo a vencer era el panismo padrecista, con el que se enfrascaron en feroz batalla durante seis años.

Mientras dirigían todos sus misiles contra sus viejos conocidos, el movimiento que llevó a AMLO a la presidencia crecía inexorablemente en barrios y colonias, en ciudades y pueblos enteros, sumando apoyos de toda índole, entre ellos, por extraño que parezca, el de muchos padrecistas.

Cuando los tricolores se dieron cuenta ya era demasiado tarde y fueron barridos en las urnas. Se pueden considerar excepcionales los municipios y distritos donde realmente presentaron batalla.

Señales hubo muchas. Recuerdo que a media campaña, la diputada Flor Ayala Robles Linares reveló a un grupo de periodistas que su preocupación no era el PAN: “El PAN no está trabajando, no se ve en las colonias donde andamos, pero los de Morena están por todas partes. A donde llegamos, las preferencias por AMLO son muy altas”.

El resultado ya lo conocemos.

A poco más de un año de las elecciones, parece que el mismo problema se está presentando, pero ahora en Morena.

Quizás porque en Sonora el gobierno estatal es priista, hacia allá dirigen todos sus misiles descuidando, o desestimando un fenómeno que ciertamente inició desde el año antepasado en el que poco a poco se fueron incorporando liderazgos, activistas, financieros y personajes del sexenio padrecista que ganaron cargos de elección en ayuntamientos y congresos unos; otros que buscan hacerse de los cargos de dirección partidista y unos más, construyendo organizaciones sociales a las que por estatutos, en Morena les corresponde el 30 por ciento de las candidaturas.

Pero ahora el problema no está sólo adentro, donde algunos realmente se han sumado al proyecto de nación de AMLO, pero otros siguen operando para los grupos de poder en los que siempre se han apoyado y traen su propia agenda.

Primero fue una asociación política nacional llamada De frente por la 4T, que en Sonora buscaba encabezar Adrián Espinoza, quien renunció al PAN en diciembre de 2018 y siempre ha sido financiado por Alfonso González Morillas, un próspero empresario de la construcción muy cercano a Alfonso Durazo, como lo estuvo en su momento con Guillermo Padrés, si es que no lo sigue estando.

Pero Adrián Espinoza algo detectó en el Frente por la 4T, que decidió mejor hacer trabajo para la construcción de las llamadas Redes Sociales Progresistas, donde impulsó a su amigo Francisco Bueno, que el pasado 3 de septiembre asumió la coordinación regional de esa organización. Como dirigente del Frente por la 4T dejó a Miriam Sáenz, otra lideresa del PAN.

Las Redes Sociales Progresistas son un proyecto de la maestra Elba Esther Gordillo para apoyar al gobierno de AMLO, y desde luego que no lo hacen por altruismo, sino en la búsqueda de espacios de poder.

Originalmente, los responsables de esta organización en Sonora eran los profesores Manuel Emilio Madero y Marcela Zazueta, pero entre Adrián Espinoza y Paco Bueno les dieron un “caballazo” y los sacaron de la jugada. O decidieron renunciar al proyecto, viéndole las orejas al lobo.

De hecho, no estuvieron presentes en la asamblea donde se eligió a Paco Bueno como coordinador regional, con el voto de un centenar de acarreados en el que destacaban algunas líderes panistas de barrio, y un personaje por demás impresentable como Ramiro Humberto Rendón, que hasta hace poco hacía mancuerna con otro por el estilo: Alfonso Canaan, que hoy anda promoviendo un bodrio llamado Partido Colosista.

El mismo dirigente estatal de Morena, Jacobo Mendoza se deslindó en junio pasado y desconoció al Frente por la 4T. Probablemente en los siguientes días haga lo mismo con las RSP, a menos que quiera seguir llevando sobre sus espaldas la pesada loza de esas alianzas de no tan dudosa procedencia.

Jacobo ya tiene suficiente con la tarea de recomponer la coalición parlamentaria que todavía es rescatable al menos en una parte.

Les adelanto que ya hubo un acuerdo nacional en las dirigencias de Morena y el PT para reestablecer el trabajo coordinado, no así con el PES que, se los adelantamos de una vez, está en un camino sin retorno a la coalición.

Sin registro como partido político, el PES quedará al garete en Sonora pues ya no tiene cabida en la coalición.

Total que es un verdadero enredo el que traen en la versión Sonora de la 4T, y el tema da para mucho más, porque en la fuga de panistas el otro damnificado es el PAN que formalmente dirige Ernesto Munro y donde dolió demasiado, a juzgar por la troleada, la convocatoria a la asamblea distrital para encaminar el registro del partido México Libre que promueven Felipe Calderón y Margarita Zavala.

En ese proyecto trabaja el ex panista David Figueroa Ortega, al que el propio Neto Munro troleó ayer en tuiter, recibiendo desde luego, pronta respuesta del de Agua Prieta.

Pero sobre este tema volvemos después porque da para mucho más.

II

El anuncio que recientemente hizo Ernesto “El Borrego” Gándara en el sentido de que sería este mes cuando comenzaría una agenda de acercamiento con liderazgos políticos y sociales en todo el estado, no se verá afectado con la solicitud que el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas le hizo para quedarse unas semanas más en la cartera de secretario de Relaciones Internacionales del partido.

El Borrego se quedará hasta diciembre en ese cargo del CEN del PRI, pero se dará tiempo para cumplir una serie de encuentros previamente pactados en diferentes municipios de Sonora.

III

Excelentes noticias las que trajo el director del IMSS, Zoe Robledo al anunciar inversiones por 263 millones de pesos para fortalecer la infraestructura hospitalaria en Sonora este año.

Pero eso forma parte de un paquete de más de 4 mil millones de pesos que incluyen la construcción de seis hospitales en Hermosillo, San Luis Río Colorado, Cajeme, Guaymas, Navojoa y Puerto Peñasco.

Muy buenos estuvieron los intercambios de cebollazos entre el funcionario federal, el secretario de Salud estatal Enrique Claussen, el delegado del IMSS en Sonora Guillermo Noriega y el titular de SIDUR, Ricardo Martínez Terrazas, que por cierto informó de la inversión de más de 80 millones de pesos en obras complementarias para cimentar y volver funcionales las del gobierno federal.

Buena coordinación, se nota.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.