Las lágrimas de Célida, capítulo II

Percepción

por David Parra

Lo de menos son las lágrimas, lo importante son las razones de las lágrimas y sus destinatarios

Durante la presentación del programa de las fiestas del Pitic, si mal no recuerdo, la señora alcaldesa derramó amargas lágrimas haciendo referencia a terribles deslealtades de gente muy cercana que le había fallado, según consignara ante cámaras y micrófonos, en cuestiones laborales.

Cuando vimos esa escena no pudimos evitar el preguntarnos si ese no es el pan nuestro de cada día para un jefe político y entonces vuela la imaginación y uno alcanza a visualizar a la señora llorando mañana tarde y noche ante tanta incompetencia y permanente deslealtad de quienes acompañan a la señora presidenta en esta aventura de tres años en que se avizora las requisiciones de Kleenex debilitarán significativamente las ya de por si agrietadas arcas del Ayuntamiento de Hermosillo.

Pero para alivio de la munícipe, nada nuevo hay bajo el sol calcinante de la bella capital de Sonora, y una vez despedidos al menos dos de sus colaboradores cercanos así como también los cercanos a estos que también colaron, y debidamente premiados otros tantos por sus invaluables lealtades, hasta ahora no se ha sabido exactamente cuáles fueron las faltas en que incurrieron los ingratos para separarlos del servicio público, aunque como en todo, hay varias versiones por aquí y por allá que tienen el defecto de no ser oficiales, pero si divertidas.

Lo que si se notó claramente es que iba esta decepción más allá de lo estrictamente laboral, ya que al menos en el caso de la hasta entonces titular de la Secretaría técnica que ahora se dice trabaja en Nogales, había un vínculo afectivo… Tal vez por eso el llanto amargo, Por razones de afecto.

En esta segunda edición de las lágrimas de Célida, lo hace también ante cámaras y micrófonos al final de una intensa campaña mediática que precedió al informe de su primer año de lo que ella entiende por trabajo, buscando más que expiar su sentimiento de culpa, apelar a la empatía digamos, no de los ciudadanos sino de los votantes a los que con esta barrida mediática buscó llegar con intensidad cerrando el ciclo con una actuación a mi gusto fríamente calculada y debidamente programada.

Lo primero que vino a mi memoria en esta mala actuación de la señora alcaldesa fue el cinismo de José López Portillo cuando reconoció que nos habían saqueado, en tanto el mismo dirigía el saqueo y doble contra sencillo, pues a menos que la señora no quiera ser candidata a nada y solamente busque servir a los hermosillenses, medio se la compraba si no la conociera… pero no, como la alcaldesa anda en campaña, ya sea por la gubernatura o por su reelección con morena, sin morena o a pesar de morena, y realmente eso es lo que saca ronchas, porque la situación de las calles de la ciudad hasta hace dos semanas ha sido de total descuido e indiferencia, de funcionarios agazapados y mirando al techo junto con ella ante los reclamos de los hermosillenses.

El caso es que la señora presidenta ha hecho del recurso de las lágrimas ya un truco recurrente y sólo quedaría preguntarse cuántas veces más la veremos haciendo lo mismo, así como ella sabe, de manera fría y calculadora, para conquistar ese amplio público que gusta de las telenovelas y que no soporta ver a una chica en apuros.

La parte de importancia secundaria en este caso es el informe, el cual lejos de cumplir las expectativas de quienes votaron por morena creyendo que en bloque era mejor y en consecuencia por efecto tsunami por Célida y otros tantos que como ella hacían el sacrificio rellenando las candidaturas, no deja de ser una crónica recurrente en todos los órdenes de gobierno que apunta al menos durante el primer año de gestión hacia las malas cuentas recibidas por parte de la administración anterior.

No hay que ser brujo para anticipar que buena parte de este año así seguirá la narrativa y mientras la seguiremos pasando a secas municipios y estados del país para, digamos, en los últimos 5 o 6 meses antes de la selección de candidatos en las internas, cambiar providencialmente la narrativa con apoyos extraordinarios de la federación, que para eso el señor Presidente en su proyecto presupuestal está siendo conservador a sabiendas que los números prometen ser mucho mejores, con lo cual lo que se considere ingresos excedentes al presupuestado se convertirán en una bolsa discrecional para que Andrés Manuel haga política magnánima y ahí es donde vendrán los cálculos que inclinen la decisión de para quien sí y para quien no haya respuestas del gran Tlatoani que gobierna por igual para todos… sus amigos.

Se puede recriminar a los políticos por hacer lo mismo, pero de poco sirve. Así son ellos.

Bytheway

Nos llegó esta información que vale la pena compartir: «Ante la inminencia de las fiestas patrias la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) en coordinación con los tres niveles de gobierno detuvo a personas armadas, y recuperó automóviles, luego de un operativo estatal de una semana con un resultado de 62 personas detenidas por cometer algún delito y 526 a disposición del Juez Calificador por faltas administrativas.

Se recuperaron 22 automóviles con reporte de robo, siendo localizados siete en Hermosillo, tres en la zona del campo 60 y otros tres más en Ciudad Obregón, dos en el Poblado Miguel Alemán, dos en San Luis Río Colorado, uno en Bacadéhuachi, Caborca, Sonoyta, Villa Juárez y Nácori Chico.

Alrededor de un millón 313 mil dosis de narcótico fueron incautadas, además en el operativo por el Poblado Miguel Alemán se atendió denuncia de un plantío de mariguana.»

Suena bien, está bien, pero mejor sonaría si estas noticias llegaran con mayor frecuencia que las otras noticias donde los malandros son los protagonistas. Ya es hora de invertir la ecuación, no le aflojen.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.