Ernesto Gándara ante Jóvenes Líderes del Instituto Reyes Heroles

Exposición Presencial

Acudieron cerca de 120 jóvenes líderes, hombres y mujeres de Hermosillo, Nogales, Guaymas, San Luis Río Colorado, Etchojoa y Caborca, entre otros municipios.

La invitación a EGC se dio en el marco de la 2da Sesión Presencial de la Escuela de Cuadros del Instituto Reyes Heroles que en Sonora dirige Manuel Venzor Castañeda.

El evento se realizó en el auditorio Plutarco Elías Calles, en la sede del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Al presentarlo ante los jóvenes líderes el dirigente del PRI Ernesto de Lucas destacó que, entre su gran trayectoria como priísta y como servidor público, “Ernesto Gándara ha sido el mejor alcalde de Hermosillo en los últimos 50 años”.

Luego de su exposición inicial, 19 líderes priístas de todo el estado participaron con preguntas directas hacia Ernesto Gándara.

Entre sus comentarios subrayaron que en sus regiones EGC es “un ejemplo a seguir”, “hombre de gran integridad”, “candidato seguro”, al que “todos apoyamos”, “nuestro próximo gobernador”, el “único que quiere la gente”, “los jóvenes estamos con Gándara” y “diga desde ahorita qué podemos hacer para empezar a darle”.

A todos sus comentarios, uno por uno, EGC rechazó hablar sobre candidaturas, expectativas electorales y campañas porque su premisa es respetar los tiempos y las condiciones de las autoridades del ramo.

“Si queremos llegar al final del camino, como ciudadanos no debemos caer en los hoyos. Debemos respetar las leyes”, insistió.

Al término del evento decenas de jóvenes corearon repetidas veces “borrego, borrego, borrego”.

Sus frases y respuestas
destacadas fueron las siguientes:

Las grandes ideas, las grandes transformaciones, siempre se dan con grandes liderazgos y grandes equipos.

No debemos caer en los juegos del divisionismo y de la confrontación social.

Los liderazgos regionales, con sus principios y congruencia son el mejor ejemplo de que podemos avanzar.

En el país hay grandes avances, en democracia, transparencia y participación ciudadana en diversos temas de interés social.

Pero México también reclama resolver temas como la impunidad, la corrupción, el mesianismo, la inequidad y la desigualdad social.

Sólo con una mejor educación la sociedad estará en mejores condiciones de exigir a sus gobernantes que hagas las cosas bien.

Estoy totalmente optimista de que podemos avanzar.

Como funcionarios podemos cometer errores pero no actuar de mala fe: “se vale meter la pata, pero nunca meter la mano”.

Lo mismo que para cualquier persona, para el servicio público la honestidad, el trabajo y el respeto a la gente son valores fundamentales.

Aunque en el sur, el norte, el centro y la sierra cada región tiene sus propias causas, la gran causa de Sonora debe ser la educación.

Ustedes como líderes tienen una gran responsabilidad, su compromiso constante es mejorar para el bien de sus comunidades.

El reto es cambiar las cosas, cambiar la narrativa y aprovechar lo mucho bueno que hay, lo mucho bueno que hicieron nuestros antepasados, pero también irnos hacia adelante.

Nuestros padres y abuelos nos han puesto el ejemplo de lo que significa trabajar por la grandeza de Sonora.

Una gran causa nos une en Sonora: fortalecer, impulsar y promover la educación cívica, participativa y cultural.

La gran causa para Sonora es la educación, de ahí parte todo.

Creo que en esta gran tarea los jóvenes son parte sustancial.

Los jóvenes no nos necesitan, nosotros necesitamos de ustedes los jóvenes.

En política y en el servicio público siempre he creído que el exceso de aplausos, los reflectores y las adulaciones hacen daño.

Me gusta que me digan mis verdades, para tener los pies bien puestos en la tierra.

En mi casa tengo cuatro grandes críticas, mis tres hijas y mi esposa siempre están corrigiéndome para que no se me llene de humo la cabeza.

Quien no da la cara para acercarse y atender las demandas populares no tiene vocación para servir a la gente.

Admiro a los gobiernos que crean condiciones para las actividades culturales, pero los gobiernos no deben crear sino fomentar la cultura.

Las palabras sin hechos son demagogia; el tema fundamental es la congruencia.

En los tiempos modernos podrán cambiar las herramientas de la comunicación y hay que aprovecharlas.

Pero con la modernidad y las redes sociales no cambian los principios ni los valores.

La honestidad, la congruencia y el respeto siguen más vigentes que nunca.

Somos más los que queremos el bien, los queremos el bien y somos más los que nos prestaremos a prácticas indebidas.

El sistema de vida institucional es el parámetro para que cada quien responda por sus acciones y sus hechos.

No soy de agresiones ni ataco a nadie, pero sí soy partidario de que la gente elija a los mejores líderes y a los mejores candidatos y que la gente les exija, que la gente no se deje.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.