Las redes y Culiacán

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Internet es una gigantesca máquina de espionaje al servicio del poder. Debemos luchar contra esta tendencia y convertirla en un motor de transparencia para el ciudadano

Julian Assange

En el despacho anterior leyó usted como el vacío de información fue primero, y después todo lo demás respecto a los violentos hechos en Culiacán. La estrategia posterior que siguen los operadores de la 4T parece indicar que más que un vacío, lo que recibieron del Cisen o de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) pudo haber sido información intencionalmente falsa, tergiversada o maliciosa.

Y es que la dinámica que siguen para corregir el fallido operativo – o al menos para venderlo lo mejor posible ante el ciudadano – de tan infantil y burda, no hace más que pensar que fueron engañados antes, durante y después de Ovidio Guzmán.

Mire usted:

Recordar primero que la superioridad del cártel de Sinaloa fue abrumadora en elementos, armamento, vehículos, equipo de comunicación, conocimiento de las vialidades claves y dominio de los puntos de riesgo de la ciudad, logística, tiempos de traslado y amén lo que usted quiera agregar. Esa superioridad se impuso al operativo porque, o la federación no tenía la información completa, o recibió la información que el mismo cártel quiso que le llegara. Quien escribe quiere pensar que fue la primera causa arriba listada, aunque la campaña que siguen en redes para justificar los hechos indica que fue la primera, si, pero con altas dosis de la segunda que no permite a los operadores de la 4T pensar con inteligencia.

Y es que en las redes sociales parece que los grupos que quieren quedar bien con el presidente, defendiéndolo, jalan de la carreta en direcciones diferentes, perjudicándolo.

Primero, la dirigente nacional del partido Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz (antes Citlali Ibáñez Camacho), en una desastrosa participación, sale a cuadro para decir que no permitirían a los críticos desaprobar la acción de liberar a Ovidio Guzmán López, presunto narcotraficante. Tan desafortunada fue, que debió salir dias después a recomponer sus declaraciones por dos causas: los críticos eran politicos y militantes de partidos de oposición, pero también lo fueron ciudadanos apartidistas. Segundo, su declaración fue altamente intimidante e inapropiada para un partido que promueve la libertad de expresión, el respeto al derecho ajeno, y la democracia.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.