El 2020 y la economía

Pasión por los Negocios

por Demian Duarte

Un tema realmente sensible e importante es la cuestión económica, cada inicio de año nos preguntamos que será lo que nos depara la suerte en materia de crecimiento y desarrollo económico, en particular para un país como el nuestro que desde hace décadas ha estado sujeto a la incertidumbre y los vaivenes de la especulación y la inestabilidad manifiesta fue lo que se viene dando en los mercados internacionales.

Para el arranque de este 2020 es interesante el escenario, pues a pesar de que no hubo crecimiento en términos reales durante el 2019, nos encontramos también con el escenario inédito en la era moderna de que iniciamos el año sobre bases muy sólidas en materia de indicadores, lo que plantea la perspectiva de que este año pueda darse un despegue de la economía.

Mire hay factores clave, pero uno de ellos tiene que ver con el nivel de apreciación de nuestra moneda, el peso, frente al dólar, pues durante todo el año que pasó, se mantuvo como una de las divisas más fuertes y estables del mundo, al grado de que hoy amanece sobre los 18.82 por dólar, una revaluación del 5% frente al dólar respecto a los niveles en que se inició el 2019.

Sin embargo no es el único indicador, la inflación, ese impuesto oculto que por tanto tiempo provocó pérdida en la calidad de vida a partir del incremento constante y silencioso de costos directos, se mantiene el control, por debajo incluso de los niveles objetivos del Banco de México de 3 por ciento, lo que además es sustentado en una política de cero incrementos (en términos reales) en costos de combustibles y energía.

Súmele usted a esta mezcla el segundo aumento en doble dígito del salario mínimo a los trabajadores (16% en 2019 y 20% en el 2020) para incidir en la recuperación del poder adquisitivo del estrato social más bajo y con mayores carencias, que había perdido hasta en 79% en su poder de compra en los últimos 40 años, lo que le permitirá entender las razones de porque hay un buen humor social, pero sobre todo popular respecto a las políticas económicos y la visión de una economía moral, que plantea el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Esto no es gratuito, el gobierno de López Obrador se ha empeñado en fortalecer el mercado interno y enclocar dinero en las manos de los consumidores, a partir de esa estrategia de incrementar el salario mínimo, pero también a partir de los programas de bienestar, que han inyectado a la economía popular niveles extraordinarios de dinero, por lo que el consumo a nivel interno, se está fortaleciendo. A este factor sume usted esta visión de que cada vez más empresas en México se suman a la visión de tener ganancias, pero con una visión más social, en donde el ingreso pueda redistribuirse en la lógica de que al haber dinamismo económico todos ganamos.

Ahora un factor esencial para patentar una lógica de mayor consumo, pero también más inversión tiene que ver con las tasas de interés que define Banco de México, y es que durante todo el año anterior el crédito tuvo costos reales muy por encima del 8 por ciento, lo que cerró muchas posibilidades de inversión, sin embargo desde el último trimestre del año anterior y a la fecha hay una tendencia de la junta de gobierno del banco central para llevar a la baja el costo del dinero, que inició el año en 7.25%, sin embargo la expectativa es que en este mismo mes se de un nuevo ajuste que lo cierre en 7% y eventualmente pueda incluso reducirse a niveles más cercanos al 5 por ciento lo que dará un impulso importante a la economía.

Hay otros indicadores que implican confianza, el gobierno federal colocó bonos por 2 mil 550 millones de dólares en el exterior, consiguiendo tasas extraordinariamente bajas y las reservas internacionales, que son una especie de seguro de vida, se ubicaron en 180 mil 749 millones de dólares, uno de los mejores registros históricos para ese indicador.

El precio de la mezcla mexicana de petróleo se ubica por encima de los 58 dólares, cuando la proyección de precio promedio para este año es de 49 dólares por barril, lo que supone ingresos extraordinarios por esa vía, y la federación ha tomado el aspecto de la disciplina fiscal y el mantener un superávit en las finanzas públicas como uno de los elementos centrales de la gestión de Arturo Herrera como Secretario de Hacienda, lo que al final ha inyectado una confianza absoluta de los inversionistas del exterior en las decisiones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Por supuesto hay otros factores que importan, la ratificación del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá T-MEC, está a la vuelta de la esquina y México se consolidó en noviembre pasado como el principal socio comercial de los Estados Unidos, desplazando a China y Canada y logrando un extraordinario nivel de intercambio comercial por 567 mil 813 millones de dólares, aspecto en el que además nuestro país tiene la ganancia, pues nuestros envíos al mercado del norte representan ventas por 330 mil 507 millones, frente a 237 mil 306 millones que se importaron, con lo que México representa el 14.9% del total de ventas de Estados Unidos al exterior, lo que muestra el valor extraordinario de la relación con nuestro vecinos del norte.

Lo dicho, la economía es sumamente importante y la garantía que ha planteado el presidente de la República en este inicio de año de que a nuestro país le seguirá yendo bien en lo económico, es un factor que inyecta optimismo, al igual que los nulos aumentos en impuestos, costos de combustibles y energía, a la par de la recuperación del poder adquisitivo. Y claro que esto se refleja en la recuperación de los niveles de aceptación del presidente y el gobierno de la Cuarta Transformación, que volvió al 72% de la población, dejando en 28% a quienes se oponen y lo cuestionan, un nivel envidiable y creo inédito luego de 13 meses en el ejercicio del gobierno, algo que en otros casos ha traído un fuerte desgaste.

Por supuesto que existen grandes pendientes, sobre todo en materia de seguridad pública, sin embargo hay que entender y asumir que la 4T no se ha consolidado, que nuevo régimen y la visión de estado de bienestar que promueve el presidente Andrés Manuel es una obra en construcción y apenas se han colocado los cimientos de una edificación que promete.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.