AMLO seguirá hablando de elecciones. Especialmente las de Guerrero

✍🏻por Arturo Soto Munguia


Ya entrada la noche trascendió la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, dándole palo a las restricciones impuestas por el Instituto Nacional Electoral, para que el presidente de la República se abstuviera de tocar el tema de las elecciones en su conferencia mañanera.

De hecho, las restricciones impuestas por el INE no iban dirigidas sólo al presidente, sino que incluían a gobernadores y otros funcionarios públicos, ordenando que se abstuvieran de bordar sobre diez temas: candidatos, coaliciones, partidos políticos, financiamiento, campañas electorales entre otros.

Desde luego, la presidencia de la República impugnó tales restricciones impuestas el pasado 15 de enero y hoy, un mes después el TEPJE no sólo le concede la razón al presidente; también sostiene que el INE se excedió en sus atribuciones.

Hasta donde se sabe, la resolución del TEPJF no considera la solicitud del INE presentada el pasado11 de enero para suspender la transmisión íntegra de las mañaneras cuando comiencen las campañas electorales, toda vez que la constitución prohíbe la difusión de propaganda gubernamental en ese periodo.

Esta restricción tendría excepciones cuando los temas a difundir estén relacionados con la pandemia por Covid19, protección civil o educación, mas no las relativas a obras de gobierno.

El área jurídica de la presidencia también interpuso un recurso de inconformidad por esta restricción y, si por la víspera se saca el día, lo más probable es que también le den ‘palo’, aunque se antoja más difícil pues en este caso sí hay una prohibición constitucional expresa para que el gobierno suspenda su propaganda durante los periodos electorales.

De hecho, durante los comicios de 2019 y 2020, las mañaneras dejaron de transmitirse íntegramente en aquellos estados donde hubo elecciones, y donde por cierto al partido del presidente no le fue tan bien, sobre todo en las del año pasado en Hidalgo y Coahuila.

Por lo pronto, el TEPJF autorizó al presidente para que siga ‘repartiendo leña’ cada mañana a los partidos opositores, y a cualquiera que disienta de la forma en que está conduciendo el país.

III

Y a propósito de mañaneras, el presidente incurrió ayer en un nuevo acto de incontinencia verbal cuando le preguntaron sobre el caso Salgado Macedonio y, aunque comenzó diciendo que no iba a hablar del tema, le ganó la necesidad de defender la postulación de su amigo y precandidato al gobierno de Guerrero, acusado de al menos cinco casos de violación a mujeres.

Y lo hizo de la peor manera posible. Los asuntos de violación son muy fuertes, pero tampoco se puede hacer linchamientos políticos, dijo, antes de reiterar que en tiempos electorales se recrudecen todo tipo de señalamientos para debilitar a los rivales.

El tema trae muy encendidas a las colectivas feministas, pero es obvio que la decisión presidencial ya está tomada y ni con todos los HashTags cuestionando la candidatura de Félix Salgado Macedonio lo harán declinar.

Como lo comentábamos un par de entregas atrás, validar la candidatura de un presunto violador es uno de los lujos que puede darse un presidente con los niveles de popularidad que tiene Andrés Manuel López Obrador.

Penita por las feministas que tendrán que tragarse este voluminoso sapo, pero pues ni modo, está más cerca la nómina que los principios, y siempre estará a la mano un ‘enérgico pronunciamiento’ muy útil para que Félix Salgado y López Obrador le den algún uso sanitario y para que ellas acrediten su flamígera condena Y a otra cosa, mariposa.

Eso sí, se cuidarán mucho de no manchar ni con el más suave aerosol de una pinta algún edificio o monumento, o incendiar cualquier cosa. Porque el patriarcado opresor y el machismo violador tiene matices y atenuantes cuando se trata del honor de estar con Obrador. ¿O cómo era?

IV
Por cierto, mañana viernes estará en Hermosillo el presidente de la República en su décimo segunda visita al estado desde que se cruzó la banda tricolor al pecho. No sé si haya otro estado al que el presidente hubiese visitado más veces, pero es claro que algo le llama por estos lares.

Quizás sea el olor y sabor de la carne asada, las tortillas de harina y las coyotas, o quizás sea el olor de una nueva gubernatura para su partido, al que necesita apoyar fuertemente toda vez que hasta ahora no ha podido despegar a su candidato Alfonso Durazo, del empate técnico que tiene con El Borrego Gándara.

Andrés Manuel estará en Hermosillo para supervisar los avances en la construcción del hospital de especialidades que podría estar concluido para junio de este año, y para inaugurar otro cuartel de la Guardia Nacional que, vendida como el remedio de todos los males relacionados con la inseguridad pública, hasta la fecha no se ha notado su presencia en Sonora.

De hecho, Alfonso Durazo suele repetir insistentemente que uno de los grandes logros de su paso por la secretaría de Seguridad federal fue aumentar de 200 a más de dos mil elementos federales en el estado, lo cual es cierto. Pero eso no se ha traducido ni remotamente en una disminución de los delitos relacionados con el crimen organizado.

Nada más hay que echar una ojeada a lo que ocurre en Cajeme, donde tan solo el año pasado se registraron más de 400 homicidios dolosos. Más de 400 asesinatos en un año. Y en lo que va de 2021 ya suman más de 60, lo que perfila un promedio de más de un asesinato por día, para una tendencia sostenida.

En fin, cosas que pasan. Lo cierto es que la presencia del presidente será una magnífica oportunidad para que la diputada federal Wendy Briseño convoque a sus aguerridas huestes para encarar a López Obrador, preguntarle si ya tomó el curso de perspectiva de género que según dijo en una entrevista con el colega y amigo Juan Carlos Zúñiga, le urge al presidente.

Y no le falta razón a la diputada en sus dichos, pues el apoyo a Félix Salgado Macedonio es la prueba madre de que el presidente no entiende nada del feminismo, que seguramente se hará presente en esta gira para plasmar en unas cuantas pintas su desprecio al patriarcado opresor, o por lo menos quemar unos cuantos carteles con la imagen de Salgado Macedonio.

Porque sería muy decepcionante que la diputada apareciera como una más de las chicas del coro, en la primera fila de los aplausos y en la última de la protesta legítima de las mujeres.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.